Il Vecchio Portiere de Turín

Por: Carlos Humberto García

«No hay jugadores jóvenes y viejos. Hay buenos y malos.»

Santiago Bernabéu.

Gianluigi+Buffon

Hombre de mil batallas, Gianluigi Buffón Massoco tomó la decisión más importante de su vida a los 13 años. Sin vello púbico y con la pelota en los pies, se dio cuenta que lo suyo no era correr con la pelota sino escupirla con las palmas. Tomó un par de guantes y ya nadie pudo quitarlo de los tres palos. “Si quieres ser un futbolista importante, también lo puedes ser siendo portero”, explica.

 

Hace 37 años, un 28 de enero, nació en Carrara, un pequeño municipio de Italia. Su casa estaba llena de deporte: su padre fue campeón en lanzamiento de bala, su madre campeona de lanzamiento de disco y su bisabuelo, portero del Milan. Este pequeño vestigio señaló el destino de Gianluigi, a quien no le atraía tanto el arco en un principio.

 

“Gigi”, como le llaman sus amigos, fue delantero en los años que jugó en la liga local. Ya en las categorías inferiores del Parma, se hizo de renombre por esas atajadas imposibles para chaparros. Su primer título en la vida fue con Italia en el campeonato de Europa sub 16 en Turquía; Buffón fue elegido el mejor portero del torneo.

 

Como balas, los triunfos y las victorias tocaron la puerta: medalla de Oro en los Juegos del Mediterráneo de Bari 1995; debut en la Primera División de Italia el 19 de noviembre de 1995; Campeón de Europa sub 21; y debut con Selección Mayor ante Rusia.

 

Como era natural, su valor y capacidad para adivinar la colocación de la pelota aumentaron de forma extraordinaria. El Parma seguiría disfrutando sus servicios hasta el verano de 2001, cuando la Juventus de Turín disparó un cañonazo de 40 millones de dólares, superando en ofertas a la Roma y Barcelona.

 

Con el Parma dejaba dos Copas UEFA y dos Copas de Italia en los mismos años y contiguas -1998 y 1999-, además de la Supercopa Italiana en 1999.

 

A Buffón llegó el amor y la segunda decisión más importante de la vida: La Vecchia Signora. Sus fortalezas son los reflejos y la altura, su debilidad el miedo. Con fobia profunda a las avispas, el segundo miedo de Gianluigi son los delanteros, irónicamente.

 

Pese a ser considerado el mejor portero del último cuarto de siglo, el italiano se mantiene humilde y admira a los delanteros imponentes, mismos que analizan antes de disparar a meta. Ronaldo y Christian Vieri son sus referentes.

 

Sin embargo, la mayoría de las veces Buffón gana las batallas mano a mano, ya que es un experto en las salidas. Sumado al Catenaccio de la Juventus y de Italia, conoce poco a los goles en su portería.

 

El azurri ganó rápidamente la liga de 2001-02. Más tarde el mancillado título de 2005-06, anulado por el “Calciopoli”; el escándalo deportivo que implicó la compra de árbitros y dirigentes deportivos, en su mayoría de la Juventus, lo cual desembocó en una sanción dura pero justa: el descenso a la Serie B.

 

Buffón fue estoico y permaneció con el equipo. Durante un partido de copa, Buffón lloró al ver el estadio vacío: 300 personas en un estadio para 60 mil aficionados.

 

Por otro lado no tan dramático, “Gigi” lleva 4 Copas del Mundo; la de 2006 la más valiosa a convertirse en Campeón del Mundo y sólo recibir dos goles en todo el torneo.

 

Pareciera que por Buffón no pasan los años; ni siquiera él, cuando tenía los 13, se imaginaba que con 37 defendería  al equipo de sus amores y a la patria.

 

Con ya 4 mundiales está cerca de igualar el récord del mexicano Antonio “la tota” Carbajal como el segundo arquero con 5 mundiales y el próximo sábado buscará conquistar una copa más: la Champions League.

Participa
NameE-mailWebsiteComment

Comenta y únete al vuelo