Un León abraza a la muerte

Por: Aldo Rafael Gutiérrez

12189230_10207467910393677_1289838055134063340_o
En León, la muerte tiene su festival. Foto: Aldo Gutiérrez.

 

Sencilla, pequeña y modesta, así inició la fiesta que ahora llega a su decimoquinta edición: El Festival de la Muerte de León, Guanajuato. A lo largo de 15 años, el esfuerzo y trabajo de los leoneses, coordinado hoy en día por el Instituto Cultural de León, ha vuelto de esta festividad un referente y digno homenaje a los santos difuntos, combinando costumbres modernas con tradicionales.

 

Poco a poco ha adquirido un sello muy particular que, si bien no es tan representativa para el país como las celebraciones de Mixquic o Pátzcuaro, ha logrado que los habitantes de esta ciudad reconozcan, se integren, esperen y disfruten esta festividad durante dos semanas impregnadas de color.

 

“Nosotros queremos construir nuestra propia tradición del día de muertos al modo de León” aseguró en entrevista José Luis Meza Negrete, director de comunicación del Instituto Cultural de León. Sus esfuerzos, aunque siempre han ido encaminados a satisfacer la creciente demanda de los leoneses, están dirigidos a que éste trascienda las fronteras de la capital del calzado.

 

Cada año se integran nuevas actividades. Conciertos, representaciones de leyendas, ciclos de películas de terror, en especial su particular desfile “El despertar de las ánimas”, donde niños, jóvenes y adultos, aprovechan para tomar las calles y convertir la periferia del centro de la ciudad en una pasarela de monstruos, catrinas e indios broncos. Esto y más es parte de la oferta cultural.

 

11063854_10207467898433378_7527965057589421958_o
Niños, jóvenes y adultos tomaron las calles en el desfile “El despertar de las ánimas”. Foto: Aldo Gutiérrez.

 

Este año se ofrecieron al público alrededor de 29 actividades que culminaron con un desfile de muertos y vivos; como ya es tradición, partió del panteón de San Nicolás, considerado el camposanto más antiguo de la ciudad al ser fundado en el siglo XIX, hasta la Plaza Fundadores, donde las fotos, música y baile, se escuchan hasta el más allá.

 

La calzada de los Héroes ha ido cobrando relevancia en las últimas ediciones, pues desde hace siete años el festival abre una convocatoria donde pueden participar instituciones educativas, gremios de comercio y el público en general, levantando un altar de muertos con las características y materiales más apegados a las ofrendas convencionales.

 

El Festival de la Muerte actualmente atiende a 12 mil personas y busca que, en un futuro, sea un referente más de nuestra ancestral tradición.

Participa
NameE-mailWebsiteComment

Comenta y únete al vuelo