La belleza de ser un monstruo

monstruo-lazaro-lugo-disco

Sólo en la sombra uno puede ser; sólo con uno mismo se puede tocar lo más profundo de los sentimientos y las emociones. No lo admitimos con la gente que nos importa impresionar, pero todos sabemos que podemos ser un monstruo.

 

La rabia nos carcome, no sabemos cómo expresar esa furia que se mantiene dentro de nosotros; no encontramos la forma correcta de gritarle al mundo que a veces no somos tan bellos como se cree; que simplemente somos humanos cuya crudeza también requiere un espacio y un nombre. Pues no, simplemente optamos por continuar y afrontar todos los hechos como podemos.

 

Sin embargo, la música siempre es un gran apapachador y una bella forma de expresión: eso que no alcanzan las palabras (o tal vez sí, pero no sabemos cuáles serían las “correctas”) siempre es cubierto por una canción… O un disco.

 

La banda mexicana Lázaro Lugo presenta su nueva producción llamada “Monstruo” y busca definir lo más oscuro del ser; busca conectar con aquellas personas cuyo enojo contra la vida es tanto que no saben cómo darle una salida. Porque esas personas también buscan seguir luchando: muy dentro de ellos tienen esperanza de continuar y darle la vuelta a esa situación. Sin embargo, a esta banda le queda muy claro que, para darle vida a esa fe y anhelo que aún guarda el corazón, es importante conectarse primero con la oscuridad.

Lázaro lugo 3
Lázaro Lugo presenta Monstruo, un disco que recuerda aquella parte oculta del humano, aquella que tanto negamos, pero forma parte de nuestro ser. Foto: Aldo Gutiérrez.

Como sabemos que más de una vez te has sentido así (no es por espantarte ni echarte “la sal”, pero seguramente experimentarás de nuevo ser una persona enojada contigo mismo y cuya vida parecen ser puros problemas o situaciones que no generan sensaciones agradables), te dejamos esta propuesta de Lázaro Lugo.

 

Si estás teniendo un asunto difícil en tu vida, te invitamos a que escuches “Monstruo” y que le permitas a tu cuerpo sentirse desmoronar con cada uno de los sonidos crudos, oscuros y hasta cierto punto cósmicos de cada canción de este disco. Pues, al final, ser un monstruo es una forma bella de reconocerse como humano:

Cuéntanos, ¿cuál fue tu favorita?

Participa
NameE-mailWebsiteComment

Comenta y únete al vuelo