Chapecoense, el huracán de silencio que su tragedia dejó al futbol

Chapecoense, el club brasileño que conmocionó al mundo del futbol. Especial.
Chapecoense, el club brasileño que conmocionó al mundo del futbol. Especial.

Corría el minuto 94 del partido. La pelota surcó el área. El remate llegó, pero rebotó en la defensa. La respiración se contuvo cuando Marcos Angeleri, defensor de San Lorenzo de Almagro, disparó… Era el momento de los héroes, de la aparición de Danilo, quien con un reflejo de su pie evitó la caída de su marco e inscribió su nombre en la historia de su club: el Chapecoense de Brasil.

 

Aquella noche del miércoles 23 de noviembre, el cuadro brasileño disputaba la semifinal de la Copa Sudamericana ante el San Lorenzo de Almagro. Al conjunto local le bastaba un empate a cero para avanzar a la final del torneo, tras la igualada de 1-1 obtenida en territorio argentino.

 

La Arena Condá visitó sus mejores galas para apoyar a su equipo. El partido se caracterizó por los embates del cuadro argentino que inquietaron más de una vez el arco local. Sin embargo, Chapecoense aguantó y Danilo se visitó de héroe. Con el silbatazo final, la alegría estalló. Por primera vez en su corta estancia en primera división, disputaría un título sudamericano.

La alegría estalló tras el pase a la final de la Sudamericana; técnico y jugadores festejan. Especial.
La alegría estalló tras el pase a la final de la Sudamericana; técnico y jugadores festejan. Especial.

La cita con la historia habría de iniciar el miércoles 30 de noviembre en la cancha del Atlético Nacional de Colombia. Para ello, el club brasileño, considerado la cenicienta del torneo, tomó un avión que los llevaría hasta Medellín.

 

Sin embargo, según Aeronáutica Civil de Colombia, la aeronave se reportó en “emergencia por fallas eléctricas” a las 21:54 horas locales, a la Torre de Control. Minutos después, la misma instancia confirmó lo que varios reportes periodísticos señalaban: el avión procedente de Bolivia había sufrido un accidente en el cerro Gordo, cerca del municipio de la Unión en el departamento de Antioquia.

 

De los 77 personas que viajaban en el avión propiedad de la empresa Lambia -entre jugadores, directivos, periodistas y tripulación-, sólo siete se encontraron con vida; minutos después, en el traslado al hospital, el arquero titular y héroe en la semifinal ante San Lorenzo de Almagro, Danilo, había fallecido por las heridas sufridas.

El viaje a Medellín, sede de la ida de la final de la Sudamericana, terminó en tragedia; el antes y el después. Especial.
El viaje a Medellín, sede de la ida de la final de la Sudamericana, terminó en tragedia; el antes y el después. Especial.

Cambio de vuelo

Douglas Dorneles era un periodista deportivo de radio que acompañaba al conjunto brasileño en su viaje a Medellín. En uno de sus últimos tuits, informó que la Agencia Aeronáutica Civil de Brasil impidió el despeje del chárter que trasladaría al Chapecoense de Sao Paulo a Medellín. La razón: un avión boliviano no puede realizar este tipo de servicios desde Brasil.

 

Por ello, el equipo se trasladó a Santa Cruz, Bolivia, para tomar el vuelo de Lambia. La llegada del Chapecoense a territorio colombiano estaba estimada para las 22:00 horas de Colombia, sin embargo, se perdió contacto con la nave hasta que se confirmó su caída en la localidad de la Unión.

 

Chapecoense, el huracán del oeste

Chapeco se ubica en la parte sur de Brasil. El 10 de mayo de 1973 vio nacer a su equipo de futbol. Para 2014, llegaría a la primera división. Tras una primera temporada de ensueño, calificaría a la Copa Sudamericana, donde River Plate lo eliminaría en cuartos de final.

 

El huracán del oeste, como se le conoce, continuó con su ascenso meteórico y volvió a calificar a la Sudamericana, donde tendría un torneo mágico. En octavos de final dejaría en penales al Independiente de Avellaneda; para los cuartos, eliminaría al Junior de Barranquilla por global de 3-1. En semifinales despacharía al San Lorenzo, gracias al gol de visitante. En la final, Chapecoense se mediría al Atlético Nacional.

aficion-chapecoense

“Si me muero ahora, moriría feliz”

Caia Junior era el técnico de esta escuadra que destacaba por su aguerrido juego. Tras el pase a la final, el entrenador declaró a los medios: “si me muero ahora, moriría feliz…” No había más qué decir, estaba extasiado ante el histórico resultado.

tecnico-chapecoense

Desde que se conoció la noticia, el mundo futbolístico se volcó en apoyo, condolencias y ánimo al club. Las tragedias unen a las personas y esta vez no fue la excepción.

 

Desde corporaciones que se sumaron a los trabajos de rescate, peticiones a la liga brasileña para usar el escudo del Chapecoense, donación de taquillas, minutos de silencio en memoria de las víctimas, la petición del Atlético Nacional para declarar al Chapecoense como campeón de la Sudamericana, y hasta un plan para evitar que el conjunto brasileño descienda, son algunas de las muestras de solidaridad que el accidente dejó.

 

Por otro lado, la ciudad de Chapecó lamentó la pérdida del equipo que los hizo tocar la gloria. Los aficionados del Chapecoense abarrotaron el campo para despedirse de aquel grupo de futbolistas que los hizo soñar. Y, por primera vez, el huracán del oeste tuvo su fuerza en el silencio.

Afición lamenta la pérdida de su equipo. Especial.
Afición lamenta la pérdida de su equipo. Especial.

Participa
NameE-mailWebsiteComment

Comenta y únete al vuelo