El poder defensivo de la Juve y el ofensivo del Mónaco, se imponen en la vuelta de cuartos

Juventus y Mónaco se instalan en semifinales, gracias a su poder defensivo y ofensivo, respectivamente. Barcelona y Borussia Dortmund no pudieron dar la vuelta a los marcadores globales y terminan con el sueño de conquistar Europa.

En el Camp Nou, el conjunto culé lo intentó una y otra vez. Messi, Neymar, Suárez, Alcácer, incluso Piqué, buscaron por todos los medios batir la portería de Buffon, pero carecieron de tranquilidad en el último toque.

Juventus intentó adueñarse de la pelota en los primeros minutos, pero al paso de los mismo, obtaron por defender en su medio campo y buscar un contragolpe de Dybala, Mandzukic o Higuaín. La más clara la tuvo Juan Cuadrado, pero el colombiano cruzó su disparo y no pudo vencer a Ter Stegen.

Messi encontró la pelota en tres ocasiones. A empujones intentó quitarse rivales y quedar frente a Buffon; pero la más clara le quedó a la pierna derecha, su disparo salió cruzado, junto con el alarido de del Camp Nou.

Neymar fue el más incisivo, constantemente buscó el mano a mano con Dani Alves, pero el ’11’ culé falló en el último toque; luego la desesperación de los minutos finales, lo llevó a desperdiciar un par de jugadas donde había dejado atrás a su defensor.

Luis Enrique, quien había declarado que no tenían otra opción más que atacar y atacar, confió en Paco Alcácer y Mascherano para intentar dar vuelta a la sitación. Sin embargo, los centros sólo encontraron las cabezas de Bonucci o Chiellini.

El cuadro de Allegri se aferró a su estilo defensivo, pues hasta ocho jugadores se encontraban detrás de la línea del balón cuando Barcelona atacaba. El hecho le redituó a la Juve, quien hizo valer su condición de no perder por diferencia de tres goles desde 2010.

Al final del duelo, Juventus festejó, mientras Neymar escurría en llanto y el Camp Nou despedía a un equipo que guardó la magia y recurrió a una lucha a la que no está acostumbrado.

 

Juventus se atrincheró en su campo. Los catalanes convirtieron a la banda izquierda en su principal vía de acceso, pero la desesperación por marcar el primer tanto, los consumía e impedía que tomaran las decisiones adecuadas.

Mónaco, el equipo sensación de la Champions

Mbappé, Falcao y Germain, marcaron los tres goles con los que Mónaco se impuso en casa al Dortmund. El conjunto del principado anotó seis tantos en la eliminatoria, de los cuales, la joya francesa se retrató en tres ocasiones.

Dortmund lo intentó, pero parece que aún vive en la pesadilla vivida antes del duelo de ida, cuando tres explosiones provocaron la suspensión del primer juego. Además, la baja de Marc Bartra pesó, pues los alemanes no hallaron la forma de parar a Mbappé.

Marco Reus dio vida al conjunto alemán, al 61′, pero ya no pudo hacer más para darle vuelta a un marcador que los había sentenciado desde la ida.

Mónaco seguirá su búsqueda de su segunda orejona; Dortmund tendrá que sanar sus heridas.

Participa
NameE-mailWebsiteComment

Comenta y únete al vuelo