La precisión de la Juve vence al desorden del Barcelona

La precisión de Juventus se impuso al desorden de Barcelona y logra una ventaja de 3-0 en el partido de ida de los cuartos de final de la Champions League. Paulo Dybala y Giorgio Chiellino fueron los anotadores, en una noche donde el actual campeón italiano brilló.

Parece que el cuadro catalán no logra recuperarse de la caída en liga ante el Malaga, pues en Italia lució desconfiado, faltó de creación ofensiva y muy vulnerable en la zona defensiva.

Juventus olió el miedo de los blaugranas, y atacó en los momentos precisos con su poderoso tridente ofensivo: Dybala, Higuaín y Mandzukic. La primera jugada de peligro se gestó al 7′, cuando el croata  cambió el juego a la derecha, Juan Cuadrado recibió y encaró a Mathieu; el colombiano cedió a la llegada de Dybala, para que ´La Joya´ disparara de media vuelta. La pelota se incrustaría en el arco de Ter Stegen y la afición de Turín estallaba en alegría.

Ni Mathiue ni Iniesta evitaron el disparo de Dybala. Foto: UEFA.com

Barcelona intentó sacudirse la presión del primer tanto y trató de retomar aquello que lo ha caracterizado en los últimos años: el toque del balón. Sin embargo, esto no es suficiente si la falta de claridad azora en el último toque.

A pesar de las dudas, Messi frotó la lámpara, filtró la pelota para que Andrés Iniesta quedara frente a Buffon. El manchego disparó de tres dedos, pero el meta italiano se estiró para desviar el esférico. Exhalación en el campo, de tranquilidad para los italianos y frustración para los catalanes.

Cuando parecía que el cuadro de Luis Enrique se sacudía la presión y se adueñaba de la pelota, Mandzukic volvió a encarar a Sergi Roberto, se lo llevó y retrasó la pelota a la llegada de Dybala. El delantero argentino volvió a vencer a Ter Stegen y Juventus ya ganaba 2-0.

Dybala señala los dos goles que le marcó al Barcelona. Foto: UEFA.com.

El primer tiempo concluyó con un leve recuerdo a París, a la noche donde el PSG arrolló al cuadro de Luis Enrique.

En el segundo tiempo, Luis Enrique mandó al campo a André Gomes. Barcelona lo intentó con Iniesta, Suárez y Messi, pero les faltó precisión en el último toque.

Entonces llegó el minuto 51. Juventus volvió a oler el miedo culé, aquel que exhaló en el Parque de los Príncipes frente al PSG, y atacó sin piedad. Al 54′, se decretó un tiro de esquina; el centró halló la cabeza de Chiellini, el defensa italiano remató al poste contrario de Ter Stegen y decretó el tercer tanto.

Chiellini grita tras marcar el 3-0. Foto: UEFA.com.

Los fantasmas volvieron al Barcelona. A pesar de tener la posesión del balón y buscar descontar el marcador, se notaban nerviosos, desorientados, sin saber cómo reaccionar ante la precisión mostrada por el líder de la liga italiana.

Los últimos  minutos se diluyeron en el medio campo, la baja de Busquets afectó demasiado a los catalanes, quienes no encontraron quién contuviera los despliegues ofensivos de la Juventus. Más aún, Luis Enrique determinó que las alternativas en el campo no cambiarían el resultado, pues evitó realizar un cambio más.

Juventus tuvo en la precisión a su mejor aliado y con ello venció a un Barcelona que desde hace tiempo luce desconocido y alejado de aquello que lo convirtió en el mejor equipo del mundo.

Barcelona buscará otra remontada, una como la realizada ante PSG, pero existe un detalle, la Juventus es diferente, precisa y consciente que este es su momento.

 

Participa
NameE-mailWebsiteComment

Comenta y únete al vuelo