Juventus, primer finalista de la Champions, de la mano de Dani Alves

La noche mágica de Dani Alves selló el pase de la Juventus la final de Cardiff. Mónaco lo intentó, pero la inexperiencia de su equipo le pesó, frente a una ‘Vieja señora’ que luce imponente y con pasta de campeón.

Los primeros minutos fueron para el líder de la Ligue One. Mbappé y Falcao aceleraron el juego y estuvieron cerca de romper la racha de imbatibilidad de la ‘Juve’. Pero, poco a poco, los italianos sacaron el colmillo; bajaron el ritmo de la pelota, la controlaron y comenzaron adueñarse del juego.


Revive: La noche del Madrid (el partido, la eliminatoria)


Tras el minuto 20, el juego se volvió blanco. Dybala e Higuaín estuvieron cerca; el ‘9’ bianconeri pudo abrir el marcador, pero su disparo fue débil y despejado por la defensa. Subasic tomó el papel de figura, una y otra vez evitó que su marco cayera.

Sin embargo, el encanto dejó de funcionar al 33′, con una jugada que refleja lo que es la Juve: un equipo. Buffón cedió los pies de Alex Sandro; la pelota pasó por Dybala y Pjanic; mientras Higuaín se movía para abrir espacios, Dani Alves identificó el hueco, sirvió el centro que halló la cabeza y remate de Mandzukic. Subasic rechazó, pero en el contrarremate, el croata reventó el marco del Mónaco.

El grito de gol estalló en el estadio de la Juve, los aficionados, los jugadores italianos, sabían que ya nada los podría alejar de Cardiff; estarían en una final más.

Los italianos combinaban su juego entre pasos cortos y trazos largos. La versatilidad que Allegri le ha dado al actual campeón italiano, ha permitido que Mandzukic juegue como volante, que Dani Alves tenga recorridos entre áreas o que Higuaín se convierta en el primer defensor de su equipo.

Sin embargo, Falcao estuvo a punto de romper la racha de seis juegos sin recibir tanto de los italianos, pero apareció Bonucci, quien evitó el gol y lo festejó como si de una anotación se tratara.

A dos minutos del final del primer lapso, Dani Alves aprovechó un despeje de Subasic y prendió la pelota de volea. El disparo se incrustó en el marco, en un golazo que sellaba la noche mágica del lateral y el pase a la final para la Juventus.

Mbappé vence a Buffon y rompe racha de imbatibilidad

Cuando Mbappé tenía tres años, Buffon iniciaba su prolífica carrera en la Juventus. Mientras uno es promesa, el otro es leyenda. Y esa promesa terminó con los casi 670 minutos sin que el arquero italiano recibiera gol.

Mónaco volvió a revolucionarse. Atacó con el ahínco de sus jóvenes. Si la historia del caballo negro se habría de terminar, al menos lo haría peleando hasta el final.

 

Juventus controló el último lapso del partido. Dejó que las pelotas se diluyeran, que Mónaco intentará dar los últimos coletazos y esperó el silbatazo, la confirmación de su pase a la final, de su viaje a Cardiff; el global terminó 4-1.

Y mientras los jugadores de la Juventus festejaban, las banderas bianconeri ondeaban, sabiéndose cerca, a un partido, de la gloria europea.

Participa
NameE-mailWebsiteComment

Comenta y únete al vuelo