El soundtrack de Bridget Jones en mi vida

Era un día cualquiera, había iniciado como otros: tenía mil y un sentimientos encontrados como considero alguno de nosotros se siente en ciertas ocasiones, aunque en mi caso, esa situación comenzaba a ser una costumbre.  

Frustraciones por procesos administrativos de mi Universidad, como el de encontrar un método titulación con el cual me sienta cómoda o que, en su defecto, me permita concluir un ciclo que, se supone, debería ser muy significativo para todos. O, incluso, el paso de “el joven” a “el adulto con responsabilidades”.

Sin embargo, lo más interesante viene a continuación. No sé si ustedes se sientan como yo: frustrados porque por más que hacen, sienten que no avanzan o que no es suficiente y eso termina en la idea de un break para volver a retomar algo que, por el momento, en lugar de acercarme a mi felicidad me aproxima a la locura y al pánico de fallar.


Revive: 40 minutos en cualquier lugar.


Pensaba en ello cuando estaba escuchando “Woman trouble” de Ameritz, que es una canción que generalmente acostumbro poner cuando intento tener un día con muchísima actitud y que también me hace sentir como Bridget Jones cuando cree que puede a pesar de sus pésimas decisiones como cambiar de trabajo, e ir tras algo que le apasione, o experimentar una decepción amorosa. Y aunque irónicamente su vida es un desastre, consigue una gran entrevista y al  hombre perfecto para ella.

Así me sentía yo, como el soundtrack de una película que lejos estaba de parecerse a  mi vida real, pues teníamos temas y situaciones completamente distintas, por ejemplo, sufriendo por mi titulación y Bridget por no ser una solterona. Sin embargo había algo en común: ambas teníamos un objetivo, fuera el que fuera, el de ella conseguir novio y trabajo, el mío, ser licenciada y un trabajo que me llenara.

Fue así que un gran amigo me invitó a colaborar en El Tecolote en la sección “Una rola al día” y tras meditarlo por un día, mientras escuchaba el soundtrack de una película cómica pero que tenía algo interesante para mí: eran canciones que tenían toda la actitud -como “Jump around” de House of pain y canciones de esa cómica película, pensé que lo mejor era tomar un ligero cambio, nuevos aires que me permitieran escribir sobre algo que me apasione: la música, y compartir con ustedes sensaciones que tal vez muchos hemos sentido. Porque, acaso, ¿no todos creemos que hay soundtracks que se ajustan a nuestras vidas o que  nosotros nos ajustamos a ellos?

Participa
NameE-mailWebsiteComment

Comenta y únete al vuelo