Tu cuerpo

Tu cuerpo no es la llama
(es pantera-relámpago que consume al mundo
(Mis dedos son hormigas
que exploran el orgasmo

Tu cuerpo no es la llave
(es conculcación
(estremecimiento
Mi respiro en tu vientre

Mis ojos (limpios
(se besan en tus ojos:

Tiempo en que habré de penetrarte
(dulce
(en la hoguera del silencio

Detrás de tu cabello
, el cosmos de tu espalda
(azafrán de carne
(lo adormecido:

Apenas cruce somos
(lo hereje
(calor de saxofón y mujer hecha de noche

Celebración de lo tan cerca:
(En ti nuestras pieles inscriben universo

Muy profundo en ti
(celebración somos…

Tu cuerpo no es la llama
(Es el más intenso estallido.

La ciudad fabulada

Esta es la ciudad del amor, Atentos, Desde las paredes, Entre muros, En besos de tezontle y cantera, Entre perros de ladridos y llamados de gas, Los cuerpos se afianzan, Aferran, Se reconocen en un braille de perfumes, Es la aldea del amor, Las avenidas son brazos en desnudez, Piernas, Corazones que buscan despojarse de sus ropas, Las caricias se propagan en onda, Hace calor en lo vivo, Todos se derrumban sobre sí, Sobre otros, Encima y debajo y en medio de otras, Entre lagartonas, machos mínimos, nocturnos, entre libres, diversos, ñoños o hippies o hipsters, metaleros o amantes del blues, entre podadoras de misterios, misóginos intelectuales y feminazis, Entre los que se refugian del aullido, Los que  muerden con ansia, Los que se extrañan, transparentes, En jardines ahuhuetados y floridos espinajosos, Para ellos las ventanas, Las plazas y sus gemidos, Los bares y los dulces insultos, Los anhelos, Los abrazos. El beso y la frecuencia modulada de caricias. Para ellos. Para todos. Esta ciudad. La ciudad del amor.

Beat del resentido

Resentido, dice madre. Masca vidrios de recuerdos. Muerde rabia. Gimotea. Y me arranca el alma otra vez desde su vientre.

Padre ruge: resentido. Lanza bilis en su honra. Y le estalla (dura infancia. Es cal pura (esa lengua que taladra (que se pudre.

Mis hermanas. Profesores. Mis amigos y mis nuevos enemigos. Los que odian. Los que aguardan. Se rebelan ante tercos mis dolores.

Yo los tengo (hasta el tope (con mis quejas (con mis modos delirantes.

No se angustien. Sobrevivo. No dibujo mis abismos con su sangre. Sólo espero. Sólo espero. A que el mundo vire lleno a su contrario.

La ansiedad, los otros, mi cabeza

(La persiana rota (La ansiedad del sillón (La yerba (Las pastillas que no desayuné (Joyce (Blake (Ginsberg (La mala armonía (El resentimiento (Kafka en tribulaciones (Cervantes en vuelo (Las traiciones de los que restallan lágrimas (Misloz (Huidobro (Di Giorgio (Mis placas dentales (La envidia que respira fuera (La melodía a solas (Lo muy agrio (Plath (Pizarnik (Agustini (Espectros de antiguas novias (Sonrisas grises (Esta jaula podrida de mi esqueleto (La tristeza entre perfumes ciegos (El dolor que no cesa (Este caer desde el silencio (Los disparos desde el vientre de mi madre (Los Libros (El vino como profeta (La muerte que no abordé (Lo que invento y sueño a través del tacto (Lo que soy (Lo que he sido (La bruma de mi corazón cuesta arriba (Cuántos instantes de soledad y muchedumbre ( Cuánto tiempo para odiar ( Para recoger mis despojos con ojos llorosos de rabia

(A pesar de todos y de mí mismo.