Bésame

Bésame
con los latidos de un segundo
antes de que tu corazón y el mío sean uno
convertidos en tranquilidad
dulce y dolorosa

Bésame
con la efímera mirada de las emociones
derretidas ante la ilusión
y la fluidez del silencio con la sonrisa de la tierra solemne

Bésame
con chispas de delirio a la deriva y roba
definitivamente
el último beso
para renacer en pétalos
y desaparecer en heridas que devoren el corazón

¡No hay nada más que pedir!
sino que en este último beso
se sumerjan los días
y florezcan los girasoles.


Más #NidoDePoesía: A horas


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *