Cinco notas

Sólo hay una cosa variable
Mi pupila es grito
y respiro aquí
en las ruinas de la calma sin sollozos
como ánima envenenada de miseria

En el lamento
el tiempo pasa y no me entrega el hilo espeso de tu voz
solo zumba
zumba una fracción de centímetro de cinco notas
a un ritmo que no deberían ser tocadas


Más de Laura Velarde: Me siento fragmento


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *