La Cuauhteminha y el triunfo de México sobre Corea del Sur en Francia 98

Era el 13 de junio de 1998 cuando México venció a Corea del Sur. Pero la remontada y los goles de Ricardo Peláez y Luis Hernández quedaron eclipsados por una jugada: la Cuauhteminha.

El salto con la pelota entre las piernas para quitarse la marca de dos defensas, fue el selló y la jugada de Cuauhtémoc Blanco, la joven promesa mexicana que hacía su presentación en un Mundial: Francia 1998.

Corría el minuto 60’, cuando el entonces 11’ tricolor desbordó por la banda izquierda y sobre la línea final del campo, y con la marca de dos defensas surcoreanos, el americanista puso la pelota sobre sus piernas y saltó sobre el espacio de dos defensas.

La jugada la repitió al menos dos ocasiones en ese partido y otras tantas a lo largo de su carrera futbolística.

Aquella tarde mexicana, el tricolor tuvo que sobreponerse a un tanto de Ha Seok-ju, quien disparó de larga distancia, estrelló la pelota sobre la defensa mexicana y terminó en las redes.

El gol cayó como un balde de agua fría para unos mexicanos que se veían sacudidos en su debut mundialista.

Quizá el partido no hubiera cambiado si el autor del gol no se va expulsado tras una fuerte entrada sobre Ramón Ramírez. México tendría más de 60 minutos para buscar la remontada.

La respuesta inició al 55’, luego que Peláez cazara un rebote en el área chica para igualar el marcador.

Luis Hernández, quien tendría un Mundial de ensueño, marcaría el segundo al 74’, luego de un centro de Ramón Ramírez. “El Matador” cerraría la pinza para desatar el grito de gol en las gargantas de los mexicanos.

Diez minutos después, nuevamente el delantero tricolor aparecería par marcar el tercero, sellas la victoria y los tres primeros puntos para la escuadra mexicana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *