El Talismán

Furtivos encuentros en calles angulosas, una piedrita, en el bolsillo pa’ la suerte. Quiso la vida retar de a ratos a la muerte.

Y susurrarme advirtiendo, el tiempo es un ardid, melodía baladí, cuando son las 4 de la tarde, y el mundo desaparece de repente bajo los pies.

Ansiarte es un hábito que no requiere voluntad.

Por quererte pague entero el precio de la soledad.

Trémulas son las manos que se alzan inútiles, para esquivar los golpes bajos.

Y uno se termina acostumbrando a los árboles sin hojas, a las veredas lluviosas, a los amantes sin razón, al whisky barato, a las noches furiosas.

Y al dolor en el corazón.

Pero de pronto sobreviene un resplandor, un ramillete de caminos vírgenes, y el sol se posa en tus ojos, y son las 5 de la tarde, la hora en que el amor se hace carne.

Y sonrío sin poder evitarlo.
Y penetra la calma casi como un sopor.

Y entonces, lanzo la piedrita al aire,
Pa’ la suerte de otra canción.


Más #NidoDePoesía: Al perdón.


 

  • author's avatar

    By: Miriam Mancini

    Vive en Buenos Aires, Argentina. Escritora y poeta. Ganó certámenes de poesía de la editorial Ser y Dunken; es miembro de la primer plataforma colectiva argentina de poetas de esa editorial. Participó de Pangea, cuya antología fue editada en México y presentada en la FIL. Con la editorial mexicana Dipsomanía poética publicó la plaquette “La premura de las rosas”. Su ultimo poemario llamado Los bueyes de la Esperanza, ha sido publicado, por Ojo de golondrina. Fue seleccionada por la editorial mexicana Versonautas para participar en una Antología de poetas latinoamericanos en ese país. Sus textos han sido traducidos al francés por Le pirhana trasoceanique.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Confesiones

    See all this author’s posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *