El hombre que comenzó una revolución: Leo Fender

¿Quién es Leo Fender? Californiano, de Anaheim para ser más precisos, fue contador de profesión, pero en sus tiempos libres un entusiasta de la electrónica.

Revisando las efemérides de un guitarrero aficionado, como lo es quien suscribe estas líneas, me encontré con un recordatorio grato: Clarence Leonidas Fender, o simplemente conocido como Leo Fender, comparte el mes de mi cumpleaños, viendo por primera vez la luz un 10 de agosto, pero del ya lejano año de 1909.

Se preguntarán, quienes no están tan inmersos en el universo del rock and roll o de los instrumentos musicales: ¿Quién es Leo Fender? Californiano, de Anaheim para ser más precisos, fue contador de profesión, pero en sus tiempos libres un entusiasta de la electrónica. Su destino cambiaría drásticamente después de 1929, cuando la Gran Depresión, una crisis económica sin precedentes en los Estados Unidos (EU), lo dejara sin empleo y su viejo hobby de reparar radios pasara a ser su principal modo de vida.

En alguno de aquellos días, alguien le pidió revisar una pastilla averiada de una guitarra; ese sería el inicio de contactos frecuentes con diversos músicos y el nacimiento de un negocio: la compañía de guitarras eléctricas Fender. Puede ser posible que hasta este momento a algunos lectores aún no les sea perceptible la importancia de esa marca para la música popular hasta nuestra época; pero para muestra, varios botones, pues en esta entrega quiero compartirles, a través de varios referentes del rock, qué implica la imagen y el sonido exquisito de un instrumento Fender.

Inicio con un exponente por década, partiendo desde 1950:

Buddy Holly

El prodigioso texano, aquel que influyera de forma tan notable al Beatle John Lennon, es la figura de esta era que de inmediato me lleva a imaginar su Fender Stratocaster en color Sunburst (que se traduce en una combinación de tonos rojizos).

La Strat a partir de entonces sería la guitarra de cuerpo sólido más famosa e incluso la más “pirateada” con su figura inconfundible. Incluso la banda Weezer, en su especie de canción tributo a Holly, rememoran el ambiente cincuentero no solo con los atuendos de sus integrantes o el ambiente de fuente de sodas que reproducen en su video, también su frontman se cuelga una Stratocaster al hombro.

Jimi Hendrix

Probablemente el mejor guitarrista de todos los tiempos también era un amante del modelo Stratocaster; en la mayoría de las ocasiones, las utilizaba en color blanco.

Hendrix protagonizaría varios momentos icónicos con ella, desde prenderle fuego y estrellarla en el escenario al finalizar su participación en el Monterey Pop Festival de 1967, hasta, dos años después, concluir su intervención en Woodstock tocando de manera frenética el himno de los EU. A mí, esa última interpretación suele traerme a la mente algunas escenas, trágicamente famosas, de la Guerra de Vietnam.

Joe Strummer de The Clash

Aparece otro instrumento maestro de Fender: la Telecaster. Tal vez la segunda guitarra más popular de la compañía. Joe Strummer tenía la particularidad de forrarlas con diversos estampados y se le puede ver utilizándolas desde los inicios vertiginosos de The Clash hasta los últimos álbumes.

Aquí destaca que una guitarra, usualmente asociada al blues, sea tan versátil como para ser la preferida de un músico del género Punk.

Bruce Springsteen

Un año antes de la caída del Muro de Berlín, Bruce haría historia al realizar un multitudinario concierto en el lado Este de dicho muro; ahí pronunciaría un emotivo y breve discurso donde compartía su esperanza de que, algún día, las barreras que los separaban fueran derribadas.

¿El rock and roll acabó con la Cortina de Hierro y el Socialismo de Estado? Bastante se ha escrito de ello; sin embargo, el menester de este texto es resaltar que The Boss se acompañó de su inseparable Fender Telecaster en color natural. Los episodios icónicos del recital son cuando interpreta Chimes of Freedom, de Bob Dylan, y su crítica al American Way of Life en Born in the USA.

Kurt Cobain

A mi parecer, el oriundo de Seattle fue el último Rockstar en haber pisado este mundo; creador del Grunge y embajador plenipotenciario de la Generación X, Kurt fue un torbellino de rabia que no encontró otra desembocadura más que en lo que se sabe fue su estrepitoso final. Escucharlo me remonta a mis días de secundaria y a asociarlo con dos modelos Fender: las guitarras Mustang y Jaguar (que, ambas, también tienen su versión en bajo).

Y este recuento no debe ser ni la milésima parte del total de artistas que han confiado en la calidad de los instrumentos Fender; que si bien pueden considerarse caros, después de esta pequeña remembranza, no queda más que aceptar que se paga por tener un pedacito de una leyenda viva. ¡Larga vida a la herencia del gran Leo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *