Francia se agarra de Umtiti para llegar a la final de la Copa del Mundo

Samuel Umtiti se convirtió en el héroe francés y con un cabezazo puso a los azules en la final de la Copa del Mundo de Rusia 2018, ante una Bélgica que peleó hasta el final pero sucumbió en el último sector del campo.

El Mundial tuvo su mejor partido, luego del duelo de fase de grupos entre Portugal y España. Intensidad, velocidad y precisión, fueron las constantes en un juego en el que se disputaba el pase a la final.

Bélgica tomó el comando del partido durante los primeros 25 minutos. Eden Hazard y Kevin De Bruyne fueron los mariscales de unos diablos rojos dispuestos a comerse al cuadro galo.

Sin embargo, sobre la última línea apareció un Hugo Lloris que despejó las dudas en el arco. Francia tenía portero. La más peligrosa llegó al 20’, cuando Alderweireld sacó un remate de media vuelta y el arquero de los azules se tendió para desviar la pelota.

Foto: Fifa.com.

Ésa fue la última jugada peligrosa que Bélgica armó en el primer tiempo; después, Francia se despabiló, tomó la pelota y convirtió a Kylian Mbappé en su máximo referente al frente.

El delantero del PSG se hizo del control de los tiempos del juego y copó el vacío de Antoine Griezmann. En dos ocasiones, puso a sus compañeros de frente al arquero belga. En la más clara, Lucas Hernández sacó un disparo cruzado que Courtis desvió con la pierna derecha.

Francia renació en el segundo tiempo. Su fuerza le alcanzó para ponerse en ventaja luego que Umtiti le ganara el salto y el remate a Fellaini y abriera el marcador a favor de los galos.

La anotación permitió que el equipo de Didier Deschamps jugara el rol que más domina: contragolpe. Se atrincheraron en su campo en busca de recuperar una pelota y lanzar a Mbappe y Griezmann para concluir la obra.

La victoria parcial también les permitió jugar con la desesperación belga y dejarles en claro que un descuido les costaría otro tanto en contra. Fue así como Oliver Giroud quedó de frente a Cuortis, luego de una excelsa combinación entre Griezmann y Mbappé, pero desaprovechó la oportunidad al disparar de manera incorrecta.

Bélgica naufrago entre la falta de imaginación, la desesperación y el agotamiento del reloj. Y cuando lograba despabilarse, Lloris aparecía para negarles el empate.

Francia no sólo cortó la racha de 24 partidos sin derrota de Bélgica, también vuelve a una final de Copa del Mundo tras 12 años de ausencia y espera ganar su segundo título.

La ciudad luz festeja, mientras en Bélgica se quedan con el sabor amargo de una generación que pudo dar más para lograr el título mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *