Reseña | Fury: quiebra del espíritu humano

Fury
Fury narra la historia del sargento Wardaddy (Brad Pitt), una tripulación de cinco hombres y un tanque de guerra, homónimo del título del filme.

Por Daniela Esquivel

Fury narra la historia del sargento Wardaddy (Brad Pitt), una tripulación de cinco hombres y un tanque de guerra, homónimo del título del filme. La trama se desarrolla en las últimas semanas de la Segunda Guerra Mundial, antes de la caída del imperio nazi.

Dirigida y escrita por David Ayer, la película se enfoca en la contradicción de un sargento calado por la guerra y un recluta (Logan Leerman) sin ningún tipo de consciencia acerca de la crueldad del campo de batalla. Al mismo tiempo que los soldados van entrando a Berlín, los tripulantes del tanque de guerra forman lazos familiares que al final los llevarán a experimentar conflictos con su propia humanidad.

Fury está bien lograda y cuenta con los elementos tanto estilísticos como narrativos para cumplir su objetivo: entretener y mostrar –por enésima vez- las formas en las que la guerras logran quebrar cualquier espíritu, perturbándolo a tal punto que una vida después es casi imposible. Pero al igual que todos los filmes bélicos de producción americana, su finalidad está en resaltar y enaltecer la –corta- presencia del ejercito estadounidense como “liberador”, “guerrero” y “salvador” en terrenos remotos.

Sobre todo en terrenos que atentan contra su propia supremacía e intereses político-económicos mundiales. En toda película de este corte siempre hay una parte importante que se deja en el olvido: la tardía entrada de Estados Unidos a la guerra y la peligrosa sombra del ejército ruso sobre Europa.

Fury (Corazones de Acero)
Año 2014
País Estados Unidos
Director David Ayer
Guión David Ayer
Fotografía Roman Vasyanov

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *