Nido de Poesía

Monos

por

En el principio en dos mitades se dividieron los monos. Yo pertenezco a la mitad más salvaje, la que usa pieles de tigre en…

Que sirvan

por

Que sirvan, Señor, las torturas a las que me sometió mi padre siendo yo un niño. Que sirvan, señores, niños, amigos, alimañas, las noches…

La voz

por

Cuidado que el viento sopla, se lleva mi nombre, se dice tu amigo y te despeina. Cuidado que baila cerca, que te canta un…

Póstuma

por

Padre, si al amanecer no vuelvo cierra la puerta del alma, deja que la basurera recoja mis plumas, que el helado se derrita fuera…

El desencanto

por

¿Quién eres niña, que miras al lugar que habitaron mis ojos? Te peino con los dedos, sé que vives en los que aquí duermen,…

Las cuentas

por

Tendrás que disculparme por los ausentes, diré que lo siento porque cojearás de la abuela, por un gato que aún huraño tenía patas suaves…

Yutu Ndikun

por

Eres lo que protejo Cuando transmigro En nahual nocturno, Al que cubro Con mi cuerpo de partera Antes de dejar mis piernas Junto al…

El castigo

por

Mi mundo era nuevo Antes de que los recuerdos existieran No conocía tu nombre Y las reglas no existían aún. Los dioses dejaron caer…

Al vino

por

¡Dulce vino alegre que alegras mi corazón! Que alegras a los hombres con tus aromas frutales, con tus vapores violáceos, Que te instalas en…

El café

por

Parece el tenue vapor formar la figura corpórea de una mujer, te seduce a tomarla, a apresar y retener, el sabor amargo, en tus…

Confesión

por

De todos los fuegos que se han iniciado en mí… escribir, rezar con palabras viejas para que lleguen las originales, avivar la voz de…

La torre

por

Babel sigue en nosotros, no fuimos hechos para entendernos, lengua en el origen, nombres en el credo, la boca es el nido, la palabra……

Amada

por

Encierra tu nombre magia es albura tu sonrisa, el reloj no lleva prisa, difuminas la nostalgia; eres como aquel lucero tan radiante, tan inmenso…