Mayor elogio

No hay mayor elogio de la sombra

que el altivo resplandor de la hoja en blanco

 

No puedo evitar esta obsesión por dejar algo

en esta costura aunque sea malogrado

 

Y mientras doy testimonio de esta necesidad

mi mente toma una fluorescencia oscura

 

Como si una hoja de sal

se rompiera en mis manos de agua

 

O el aroma de la ausencia

me dejara escapar del tiempo

que se desliza como el rocío

bajo el castaño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *