Arde

arder
El piso del hábitat debe ser fuerte para evitar colapsos, debe arder para florecer la voz, la lengua expulsa el fuego... Foto: Pixabay.

El primer territorio es el cuerpo,
el segundo es el hábitat,
el tercero es la resistencia de la voz.
Se escribe para dejar una resonancia,
una vivencia,
un suspiro de calor.
El cuerpo avanza conforme los territorios se dibujan,
chocan entre los sollozos del alma.
Los recorridos lineales en la carne,
viajan y reposan,
se recuestan y sangran.
El piso del hábitat debe ser fuerte para evitar colapsos,
debe arder para florecer la voz,
la lengua expulsa el fuego,
y el territorio se re-verdece,
al expulsar las cenizas.


Más #NidoDePoesía: Los poemarios perdidos que inundaron el mar de la memoria IV

  • author's avatar

    By: Linda Citlalli Callejas Mondragón

    Mujer nacida en 1994 en Ecatepec, Estado de México, Socióloga. Escribe sobre las problemáticas de las mujeres en la cotidianeidad, activista feminista descentralizada. Publicada en Fanzine AGUA SUBTERRANEA y en el Número 5 de la Revista Granuja, colaboradora de la revista digital FemFutura.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Vírgenes
    ¡Alerta, alerta!
    La utopía

    See all this author’s posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *