Segunda generación

Yutu Ndikun

por

Eres lo que protejo Cuando transmigro En nahual nocturno, Al que cubro Con mi cuerpo de partera Antes de dejar mis piernas Junto al…

El castigo

por

Mi mundo era nuevo Antes de que los recuerdos existieran No conocía tu nombre Y las reglas no existían aún. Los dioses dejaron caer…

Al vino

por

¡Dulce vino alegre que alegras mi corazón! Que alegras a los hombres con tus aromas frutales, con tus vapores violáceos, Que te instalas en…

El café

por

Parece el tenue vapor formar la figura corpórea de una mujer, te seduce a tomarla, a apresar y retener, el sabor amargo, en tus…

Amada

por

Encierra tu nombre magia es albura tu sonrisa, el reloj no lleva prisa, difuminas la nostalgia; eres como aquel lucero tan radiante, tan inmenso…

Latidos (I)

por

Creía en infinitas series de tiempos […] divergentes, convergentes y paralelos. Jorge Luis Borges I Sobre esta línea se han escrito tantos nombres; en…

Cinco notas

por

Sólo hay una cosa variable Mi pupila es grito y respiro aquí en las ruinas de la calma sin sollozos como ánima envenenada de…

Bésame

por

Bésame con los latidos de un segundo antes de que tu corazón y el mío sean uno convertidos en tranquilidad dulce y dolorosa Bésame…

Remedios

por

Desnuda veo a la luna enredada en mi cabello, recogiendo mis insomnios. Me encuentro lloviéndote, mirando mis manos infértiles desdoblando los siglos de oro…