Tercera generación 

Notre Dame

Notre Dame

por

Esos colores líquidos que algún día cruzaron los ventanales, que atravesaron como peregrinos de una novela los rosetones. Hoy perfuman su albura en humo…

Palabras

por

Las palabras son hilos para tejer historias. Con ellas ato tiempos enhebro los recuerdos remiendo desencuentros suturo la tristeza me zurzo las carencias amarro…

Ciudad

por

Me engullen las bestias, bestias rumiantes que no me matan ni a mordidas ni me digieren, solo me llevan y traen por sus múltiples…

Libertad textual

por

Las ideas son mujeres libres y ubicuas que se acuestan con quien apetecen cuando y donde apetecen. Te hacen sentir especial, mientras más hermosas,…

Epitafio

por

Hilo recuerdos que se entretejen forman nuevos pasados, cascadas que se superponen a la niña que no lloraba la muerte y guardaba luto haciendo…

Eutanasia

por

Este pequeño punto de plomo, pedazo de universo, traza el camino es el camino; la única recta que he seguido veinticinco noviembres de desolación…

Espejismo

por

Te recuerdo en los reclamos que guardo en el estómago Los saboreo en la sangre que brota como vómito abundante Ahí nadan las palabras…

Páramo de leñas

por

Caeremos sobre esta tierra muerta entre troncos fantasmas; los restos agonizantes y las hojas de ceniza que arderán sobre estos pétalos. Las raíces solamente…

Mediasvoces

por

Somos vacíos en esta oscuridad sorda que nos envuelve; el palpitar de nuestras palabras se extingue. Solamente queda la cicatriz en la garganta que…

Monos

por

En el principio en dos mitades se dividieron los monos. Yo pertenezco a la mitad más salvaje, la que usa pieles de tigre en…

Que sirvan

por

Que sirvan, Señor, las torturas a las que me sometió mi padre siendo yo un niño. Que sirvan, señores, niños, amigos, alimañas, las noches…

La voz

por

Cuidado que el viento sopla, se lleva mi nombre, se dice tu amigo y te despeina. Cuidado que baila cerca, que te canta un…

Póstuma

por

Padre, si al amanecer no vuelvo cierra la puerta del alma, deja que la basurera recoja mis plumas, que el helado se derrita fuera…