Tony Kroos le da vida (y el triunfo) a Alemania

Alemania tiró de su historia y de la pierna de Tony Kroos para revivir en la Copa del Mundo, luego de un triunfo agónico sobre Suecia en el segundo duelo, para ambos, en el Grupo F.

Los teutones veían cómo su vida se diluía con el empate que hasta el minuto 90 se registraba ante Suecia. El resultado los ponía a expensas de una combinación de resultados en la última jornada del grupo.

Sin embargo, Marco Reus cayó a un par de metros de la línea del área grande por el sector de la izquierda. Kroos tomó la pelota y se alistó para descarga su furia.

Se encarreró, Le pegó con la parte interna de la pierna izquierda y la clavó casi en el ángulo superior izquierdo de Robin Olsen, arquero sueco que minutos antes había parado un cabezazo de Mario Gomez.

El grito no sólo desahogó la euforia del gol, también la tensión de saber que un empate los dejaba eliminados, y la presión de evitar un papelón y convertirse en el tercer campeón del mundo en ser eliminado durante la fase de grupos.
Alemania le daba vuelta al marcador.

Pero antes de la bocanada de oxígeno de Kroos, Alemania sufrió mucho con la velocidad en el contragolpe sueco. En al menos dos ocasiones, Marcus Berg se plantó frente a Manuel Neuer y estuvo a nada de vencerlo.

La tercera fue la vencida. En un pase filtrado, dejó a Ola Toivonen de frente al arco teutón, tras superar la marca de Jerome Boateng y Tony Kroos, le picó la pelota a Neuer para desatar la euforia sueca.

Con el resultado a favor, Suecia se tiró atrás, en busca de un momento para sentenciar el partido. La figura de Olsen también se acrecentó, luego de sacarle un disparo a Kroos hasta que Marco Reus logró cazar un rebote en el área chica para empatar el duelo.

Alemania se volcó al frente en busca del gol que le permitiera llevarse los tres puntos y aspirar a la clasificación en el último partido de la fase de grupos. Incluso sufrió la baja de Jerome Boateng por doble amonestación.

En tiempo de compensación, Kroos tomó la pelota tras una falta sobre Reus. Se alistó y la colgó en el ángulo. Alemania vivía y ahora se jugará su última carta ante el equipo más débil del sector F: Corea del Sur.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *