Griezmann, el amo del tiempo francés

Los tiempos de su equipo pasan por él. En sus pies, la pelota toma otra dimensión, puede acelerar o disminuir su velocidad para terminar cerca de la portería rival. Es Antoine Griezmann, “El Gringuito”, el “Francés más charrúa del mundo” o “el más cholista que el Cholo”, y ahora el nuevo rey del futbol.

Hoy, durante la final de la Copa del Mundo, tomó las riendas de su equipo, marcó los tiempos del juego y se dio tiempo de provocar el autogol de Mario Mandzukic y marcar el penal cometido por Iván Perisic.

Durante la Copa del Mundo marcó cuatro goles.

Quizá Griezmann sea la expresión más palpable del equipo francés dirigido por Didier Deschamps. Un jugador que sabe leer los tiempos del juego, acelera cuando el balón se lo pide y espera cuando el rival ataca, si hay que defender, pica de un lado a otro, si hay que atacar, toma la responsabilidad de comandar las embestidas.

Y hoy el futbol le brinda un poco de justicia a un jugador alejado de los reflectores pero entregado a su equipo. Subcampeón europeo con el Atlético de Madrid y Francia, ha visto cómo la gloria se centra en otros equipos, hasta hoy.

Con el silbatazo final, estalló en alegría, corrió junto con sus compañeros y se cobijó bajo la bandera francesa, esa que hoy lo consagra como el nuevo rey del futbol.

Griezmann ya forma parte de la palestra de los mejores del mundo, ahí donde Zinedine Zidane, Thierry Henry y Didier Deschamps, tiene un lugar en la historia, como campeones del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *