Francia 1938: Italia, la primera bicampeona de la historia

La tensión mundial era palpable. Había síntomas y olores de guerra. Y en medio de ese clima, la FIFA designó a Francia como el país sede de la tercera Copa del Mundo de la historia.

La sede generó incomodidad en países sudamericanos, quienes consideraron que Argentina debía ser el sitio donde se disputara el mundial. Por ello, sólo Brasil participó en el torneo de 15 selecciones mundialistas.

Por vez primera en la historia, el campeón del mundo y el equipo local tendrían su lugar asegurado en el torneo: Francia e Italia. Otras de las sorpresas sería la incursión del representante de Asia: Indias Orientales, y de Cuba, único representante del Caribe americano.

Los cupos serían llenados por la Alemania nazi, Bélgica, Brasil, Checoslovaquia, Hungría, Noruega, Holanda, Polonia, Rumania, Suecia y Suiza. Austria también estaba calificada, pero no asistió luego de ser anexada por los alemanes, un año antes.

Foto: FIFA.com.

Eliminación directa

Como en Italia 1934, el formato se basó en partidos de eliminación directa, a partir de los octavos de final.

El mejor encuentro del torneo lo disputaron Brasil y Polonia. Goles y magia se depiló en el estadio de Estrasburgo. Pero Leonidas y Willimowski se llevaron la serie al marcar cuatro goles cada uno. Al final, los sudamericanos vencerían a los europeos por 6 a 5.

Previamente, Suiza había empatado a uno con la Alemania nazi. Fue necesario un partido de desempate, donde los primeros se impusieron a la selección que había incluido a jugadores austriacos en su equipo, por 4 a 2.

Francia dio cuenta de Bélgica, por 3 a 1; mientras Hungría goleó por 6 a 0 a las Indias Orientales. Italia dejó atrás a Noruega por 2 a 1. Y Checoslovaquia venció 3 a 0 aa Holanda.

Cuba dio la sorpresa al derrotar a Rumania por 2 a 1, mientras Suecia no jugó ya que enfrentó a la ausente y sorteada Austria.

Ya en cuartos de final, los italianos dejaron en el camino a Francia por 3 a 1. Como dato curioso, en ese partido, los de la bota vistieron un uniforme negro, color que representaba al fascismo italiano.

Hungría venció por 2 a 0a Suiza, mientras Cuba goleó 8 a 0 a Cuba. Otra vez, Brasil protagonizó un partido épico ahora ante Checoslovaquia. El duelo terminó con empate a un gol y una batalla campal, por lo que fue necesario un duelo de desempate que terminó en victoria para los sudamericanos.

Camino al bicampeonato

Italia se jugaba el boleto a la final ante un Brasil que por “decisión táctica” dejó en el banco a su goleador Leonidas. La ausencia pesó en el cuadro sudamericano y Gino Colaussi y Giuseppe Meazza dieron forma al marcador que Romeu completó.

Por su parte, Hungría arrolló a Suecia por 6 a 1, tras reponerse del gol inicial escandinavo. La final estaba servida: Italia ante Hungría.

Los estilos chocaron. Italia se guareció en zona defensiva, mientras Suecia atacaba sin piedad. Sin embargo, los italianos se adelantaron en el marcador con gol de Colaussi. Titkos empató el duelo, pero Piola y Colaussi dieron el segundo título a los italianos.

La Copa del Mundo se quedaría, nuevamente, en manos de Italia. Y sería el último torneo que se disputaría antes de la Segunda Guerra Mundial.

Foto: FIFA.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *