Soneto de una esperanza

esperanza
Esperanza, mi celda sin tormento que me hace resistente en la vida. Foto: Pixabay.

Cautivo el corazón de la esperanza
ha de ser lo penúltimo que muera,
paciente late en el que nada espera
al que espera impaciente no lo cansa

Cuando libertad un corazón alcanza
porque el destino su deseo cumpliera
la esperanza no cambia es lo que era,
una intuición: la vida no descansa

Esperanza, mi celda sin tormento
que me hace resistente en la vida
preso va el corazón, aún al momento,

en el que abre la puerta de salida
pues al deseo nada deja contento,
la esperanza es en sí cosa cumplida


Más #NidoDePoesía: Regreso a casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *