¿Qué hacer cuando lo único que te daba calma ahora ha perdido sentido?

¿Qué hacer cuando lo único que te daba calma ahora también ha perdido todo sentido para ti? Foto: Especial.
Por Elías Castillo

Los días los he pasado realmente solo, y no hablo de no estar con gente o convivir con otro ser humano, sino que realmente estar aislado de los demás y tener un contacto mínimo con mis amigos me ha arrinconado a conversar más conmigo mismo y darme cuenta de cuanto me desagrado. Hay demonios dentro de mí, los cuales me impiden descansar noche tras noche.

Al ver el Sol salir puedo sentir una calma debido a que por fin podré descansar un poco, pero cuando cae la noche, estoy consiente de lo que se avecina: repetir la misma rutina de tormento y sufrir causado por los demonios de mi cabeza, los cuales me proyectan escenarios catastróficos para cualquier momento de mi vida, sumado a esto -las incontables noticias e imágenes acerca del movimiento del virus en mi país y la falta de atención a las medidas sanitarias del resto de la población-, me hacen creer que no tendrá fin y vuelven mi día a día en un bucle de pensamientos donde la única frase que resuena en mi cabeza es “¿Sera este el fin?”.

Las semanas han pasado desde que se inició el aislamiento y al principio fue tranquilo, pensando que esto en algún momento tendría que terminar, pero, con el paso de los días se fue aumentando la cuarentena, dejando la remota idea de salir pronto enterrada en un montón de pensamientos negativos y escenarios en los cuales este martirio interior se extiende al menos por el resto del año.

Las noches entre llanto y ansiedad cada vez se arraigan más en mi ser, buscando una solución me dedico a escribir mi pesar en la madrugada, pero con el paso de los días eso también se volvió monótono, cada noche es sentirme mal, escribir la razón y ya. Llegó un punto donde no genera nada en mí, se volvió una simple actividad más, ¿qué hacer cuando lo único que te daba calma ahora también ha perdido todo sentido para ti?

Los días siguen y seguirán pasando. Mi ansiedad a veces disminuye y otras aumenta. Yo solo necesito paz. Debido a todo lo que está sucediendo, el mal que siento, las cosa que hay dentro de mi cabeza, tengo miedo de un día tomar la decisión de dar el siguiente paso, de ponerle fin a este sufrir, que es muy desgastante, y siento que poco a poco estoy perdiendo la batalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *