En horas de oficina

El tiempo se hace espeso, al futuro le da por esconderse y la fortuna solo muestra la espalda. Foto: Especial.

A veces
las cosas no suceden como quisiera uno,
hay decepciones que llaman a la puerta
y fracasos sentados a la mesa
dispuestos a compartir su historia.

El tiempo se hace espeso,
al futuro le da por esconderse
y la fortuna solo muestra la espalda.

Cada vez que uno pierde alguien sale ganando
y me alegro por ello, al menos alguien gana.

Al mismo tiempo que esto, bajo la misma estrella
afuera de mi puerta otro lado del mundo
sonríe con optimismo.

La brisa corre alegre por la calle
despeinando el cabello del que pasa,
la luna guiña un ojo a los enamorados
y dos grillos conversan de lo mismo de siempre.

Así que dejo aquí
mi drama envuelto en letras
y me salga a la calle a disfrutar la noche.
Si viene otro problema solicitando audiencia
anuncia que no estoy
y pide que regrese en horas de oficina.

Las penas, también tienen su horario.


Más #NidoDePoesía: Sinfonía esquizoide


 

  • author's avatar

    By: Carlos Osorno Covarrubias

    Poeta mexicano nacido en la Ciudad de México en 1947. Arquitecto, actor, conferencista, letrista, decidió hace ya algunos años a quemar sus naves y sin camino de regreso dedicarse de lleno al amor de su vida: La poesía.
    Es autor de una buena colección de poemarios, entre los que destacan: Una Hierba en el Asfalto, Retrato de Familia, Reflejos en el Agua, Canción a los Oficios, Bitácora de Caminante, entre otros.
    Su último libro publicado, Mientras No Lleguen Todos, ha merecido el reconocimiento por parte del INBA por su aportación a la cultura en el área literaria.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Palabras
    Sombras en la pared
    Tus silencios

    See all this author’s posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *