Sinfonía esquizoide

Sinfonía esquizoide: Soy la reina del palacio de naipes,la diosa del cielorraso, la princesita de hule con la boca abierta, la condesa descalza... Foto: Especial.

Soy la reina del palacio de naipes,
la diosa del cielorraso,
la princesita de hule con la boca abierta,
la condesa descalza que camina sobre brasas.

Soy la miseria de la plenitud,
soy el llanto de alegría,
soy la grandilocuencia autista,
la magnificencia de lo nimio.

Tengo los ojos llenos de gritos,
la boca me sabe verde,
y el olor estridente de la vida
suena frío.

Mi casa está llena de suspensos,
los recuerdos cuelgan por el cuello
y patean mis sienes cada instante
mientras tararean canciones en francés.

Las calles están plenas de voces,
rumiantes electromecánicos me llaman
y murmuran mi nombre entre los dientes:
me invitan a quemar el mundo a carcajadas.

Y los vagabundos hierofantes
me regalan sonrisas amarillas
mientras me instan a pecar,
a caer desfallecida en sus brazos.

Construyo mi casa de palillos,
construyo mi infancia entre tus brazos,
destruyo tu ropa con los dientes,
destruyo tu cuerpo entre las piernas.

Y sin saber por qué, floto sobre ti,
y Cronos me da su beneplácito,
me pierdo entre las serpientes de tu pelo,
te como los ojos de un bocado, sólo porque…

Soy la reina del palacio de naipes,
la diosa del cielorraso,
la princesita de hule con la boca abierta,
la condesa descalza que camina sobre brasas.

Soy la miseria de la plenitud,
soy el llanto de alegría,
soy la grandilocuencia autista,
y la suprema magnificencia de lo nimio.


Más de #NidoDePoesía: Ciudad


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *