I. Cuarenta de cincuenta días

días
Al inicio, los días se desparraman en el interior de la casa, dan luz a las paredes, encienden la sonrisa del jardín del patio...Foto: Pixabay.

Al inicio, los días se desparraman en el interior de la casa,
dan luz a las paredes,
encienden la sonrisa del jardín del patio,
en el interior palpita el sol de marzo.

Los primeros días llegan con tanta luz
que ciegan la monotonía,
van pintando de amarillo las flores de cándox
y de rojo las ramas de framboyán.
Esa luz se pasea por los andadores,
se pone a secar la ropa de nuestro interior
y se vuelve faro para la esperanza.


Más #NidoDePoesía: Jaguar y la luna

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *