El Santuario, un capítulo de transición de The Mandalorian

The Mandalorian capítulo 4
Acción, ternura y tensión, fueron los elementos presentes en el cuarto capítulo de The Mandalorian. Titulado como "El Santuario". Foto: Especial.
El capítulo nos sitúa en el planeta de Sorgan, sitio elegido por el Mandalorian para descansar y alejarse de la búsqueda que otros cazarrecompensas hacen de él.

Acción, ternura y tensión, fueron los elementos presentes en el cuarto capítulo de The Mandalorian. Titulado como “El Santuario”, la primera serie live action de Star Wars muestra las peripecias que el cazarrecompensas debe tomar para proteger al bebé Yoda.

El capítulo nos sitúa en el planeta de Sorgan, sitio elegido por el Mandalorian para descansar y alejarse de la búsqueda que otros cazarrecompensas hacen de él y del pequeño ser que lo acompañada.

Tras pedir un poco de sopa para el bebé Yoda, el mandaloriano se enfrenta a Cara Dune, ex Shock Trooper que ha elegido Sorgan como su lugar de refugió.

La pelea está plagada de acción y de igualdad de fuerzas, hasta el punto que ambos terminan apuntándose en la cara. Sin embargo, el bebé Yoda llegará, con una tacita en la mano, para liberar la tensión de los combatientes.

Posteriormente, el mandaloriano conocerá a los Omera, una tribu de pescadores asediados por una horda de saqueadores.

Los Omera considerarán al Mandalorian como un ser fuerte, por lo que le solicitarán su apoyo para defenderse de los saqueadores.

Luego de convencer a Cara Dune de ayudarle, ambos se trasladarán a la aldea. Este sitio se convertirá en un remanso, un santuario para el mandaloriano y el bebé Yoda.

Risas, empatía y un interés amoroso del Mandalorian saltan a la vista del espectador; así como una primera confirmación sobre el origen del personaje: sus padres murieron y él fue adoptado, desde muy pequeño, por los mandalorianos. Ahí reside la explicación de por qué no se ha quitado el caso, frente a otra persona.

Cara Dune y el Mandalorian emprenderán su primera investigación para conocer al rival que se enfrentan. Esto los hará descubrir que los saqueadores poseen un caminante imperial, un AT-ST.

Cuando la esperanza de los Omera se diluye, el mandaloriano y Cara Dune optan por entrenarlos para poder combatir a los saqueadores. Es ahí donde la relación entre el cazarrecompensas y una viuda de la aldea se reafirma, mientras el bebé Yoda encuentra un auténtico santuario en el que puede disfrutar de juegos y risas con los niños de la zona.

Todo cambia al llegar la noche, cuando los saqueadores persiguen a Cara Dune y el mandalorian y se desata una batalla. Aquí destacan los ojos iluminados del caminante imperial, así como la destreza de la Shock Trooper para usar un bláster.

Al final, los saqueadores son derrotados y las dudas comienzan a surgir en el protagonista de la serie: ¿Seguir el camino de los mandalorianos? ¿Abandonar su vida como cazarrecompensas y vivir en ese lugar que se ha convertido en santuario? ¿O dejar al bebé Yoda al cuidado de la viuda que se ha convertido en su interés amoroso?

La aparición de un cazarrecompensas que estuvo a punto de disparar al bebé Yoda le hace tomar su decisión: debe seguir su camino y proteger al pequeño ser verde.

Dirigido por Brice Dallas Howard, El Santuario es el capítulo más largo de la serie, así como uno de transición, donde se nos habla de la relación que el mandaloriano ha establecido con el bebé Yoda, y que la vida elegida será la de huir de un planeta a otro ¿hasta que los cacen?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *