El castigo

El castigo: Mi mundo era nuevo Antes de que los recuerdos existieran No conocía tu nombre Y las reglas no existían aún...

Mi mundo era nuevo
Antes de que los recuerdos existieran
No conocía tu nombre
Y las reglas no existían aún.
Los dioses dejaron caer del cielo
Tu cuerpo color piloncillo
Y en este mundo
Yo, chaman-poeta
Daba cuenta del origen del amor.
En la tierra de los muertos
Terminé de recoger mis pasos
Piloncillo y ciervo de tu cuerpo
Me guiaron entre hambre y miedo.
Descubrí el sabor de la incompletes
Y el dolor y lo comparé al amor de verte
Vuelta presa por ser cazadora
Me dejé rendir a tus encantos.
Aprendí así, la tradición
De seducirte por toda la eternidad.


Más #NidoDePoesía: Ritual de amor


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *