No caigas en pánico. Tú puedes hacer tu gel antibacterial

¿Fuiste al súper o a la farmacia y no hallaste gel antibacterial? No entres en pánico. Tú puedes elaborarlo y ahorrar bastante dinero.

¿Fuiste al súper o a la farmacia y no hallaste gel antibacterial? No entres en pánico. Tú puedes elaborarlo y ahorrarte hasta el 40 por ciento de lo que te podría costar una botellita.

A través de su cuenta de Twitter, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) compartió una receta para elaborar gel antibacterial en casa. Así que vamos a conocerla.

Los ingredientes son: 90 mililitros de alcohol etílico (etanol al 72 por ciento); 3/4 de cucharito de carbopol; 1/4 de cucharita de glicerina pura; y 1/4 de cucharadita de trietanolamina.

Además, necesitas un tazón de vidrio de un litro; un colador de malla fina; un recipiente chico de vidrio; un agitador de globo; y un envase con tapa de botón a presión con capacidad de 100 mililitros.

Para elaborar el gel debes vertir el carbopol en el recipiente chico. Apóyate en el colador de malla fina y trata de agregarlo lo más despacio posible. Con la cucharita pulveriza los grumos restantes.

A continuación, vierte el alcohol en el tazón y agítalo fuertemente con el globo. Mientras realizas esta acción, agrega, poco a poco el cabopol.

Una vez que hayas incluido el carbopol, agrega la glicerina y agita suavemente, con el globol, la mezcla.

Ya que el carbopol se haya disuelto en la mezcla, agrega la trietanolamina, gota a gota, y agita suavemente. El gel comenzará a formarse.

Ahora, vierte el alcohol en gel en la botella de plástico y tapa firmemente. En caso de que la textura sea espesa, se recomienda agregar alcohol hasta conseguir la consistencia deseada.

La Profeco recomienza conservar el gel antibacterial en un lugar fresco y seco, con el fin de evitar su evaporación.

Finalmente, recuerda que la higiene en manos es un mecanismo vital para combatir al coronavirus; así como evitar tocarte las manos, estornudar con etiqueta y,s i puedes hacerlo, resguardarte en casa.

Y claro, evita el pánico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *