Bárbara: Llovía la tarde en donde supe que te amaba

Llovía la tarde en donde supe que te amaba, te había consagrado como la mujer de los muslos de granito.

Llovía la tarde en donde supe que te amaba,
te había consagrado como la mujer
de los muslos de granito.

Bebíamos esa tarde, Bárbara,
dejando transitar nuestro verdadero espiritu,
viéndonos más allá de la tela obscura del miedo,
haciendo del arrebato amoroso, caricia.

Yo conocía cada espacio antes de ti,
conocía cada palabra del idioma,
pero tu boca, me habla en un abecedario
que reinaugura el mundo.

Bebíamos casi a la misma velocidad
en que recorrimos el cuerpo,
como decirte en ese momento que te amaba,
si no sabía a qué puerta estaba tocando,
como decirte que tenía sed
de las gotas de lluvia
grabadas en tu hombro.

Ahora entiendo la sentencia de tu boca;
Todo amor se vuelve memoria,
cuando solo queda olvido.

  • author's avatar

    By: Ricardo Plata

    Ricardo Plata (Ciudad de México, 1994). Estudia Letras Hispánicas en la
    UAM unidad Iztapalapa. Fue becario del Festival Interfaz ISSSTE-Cultura “Los signos en rotación” Pachuca 2017. En 2018 publico el poemario Para habitar mi nombre bajo el sello editorial Literalia. Es fundador y coordinador general de la Congregación literaria de la CDMX, así como del Encuentro de escritores jóvenes UAM.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Recuerdo la primera vez
    ¿Algo habría cambiado, Bárbara?
    Rendido al abandono

    See all this author’s posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *