Adiós a Sean Connery, el primer James Bond

Sir Thomas Sean Connery nació el 25 de agosto de 1930 en Edimburgo Escocia. Imagen: Captura de pantalla.

“Mi nombre es Bond… James Bond”, esa frase nunca habría sido lo mismo si Sean Connery no la hubiera dicho, y es que, el ahora fallecido actor ganador del Oscar y el BAFTA hizo de este persona una leyenda.

Pero ¿quién es Sean Connery? Sir Thomas Sean Connery nació el 25 de agosto de 1930 en Edimburgo Escocia, lugar donde creció de forma humilde con su familia hasta el día en el que sirvió a la Marina Real Británica donde se licenció.

Concluidos sus estudios y su paso por la milicia, Connery regresó a su pueblo donde ejerció distintos oficios: desde peón de granja, pulidor de ataúdes, hasta modelo artístico, labor que le daría la pauta para dedicarse al fisicoculturismo.

Fue en esa etapa, tras quedar en el tercer puesto de la competencia del concurso de NABBA Mr. Universo 19 en 1953 que se le sugirió presentarse en una producción musical, la cual utilizó como trampolín para trabajar en teatro, televisión y cine.

No fue hasta 1957 que tuvo su primera oportunidad en el histrionismo tras interpretar a Spike en la película No road back, desde ese momento, su carrera detonó y al poco tiempo, en 1958 tendría su primer papel importante con la película Brumas de inquietud.

Tras dos películas más llegaría el papel que lo consolidaría en la memoria del público cinéfilo: James Bond con la cinta Dr. No, la primera de la franquicia y aquella que catapultaría a la fama internacional no sólo al actor sino al elegante espía del MI6.

Después de seis películas dando vida al 007, Connery dejó el papel que lo hizo famoso 1971, y aunque al tiempo mantuvo su carrera con otros papeles, el traje refinado y los autos del personaje inglés lo persiguieron durante muchos años.

Vendría el papel que le dio su primer BAFTA con la cinta El nombre de la rosa en 1986 y tras un retiro momentáneo de dos años provocado por un descontento con los grandes estudios cinematográficos.

Actuó en Highlander en el mismo año y en 1987 llegaría uno de sus mejores papeles… Jim Malone en Los intocables de 1987. La película, cobijada por un reparto de estrellas como Kevin Costner, Andy García y Robert De Niro, fue bien recibida por la crítica y le valió a Connery su único Oscar como mejor actor de reparto.

El cierre de la década le dejó al inglés películas muy populares como Indiana Jones y la última cruzada pero no fue hasta los 90 cuando protagonizó filmes como La caza del Octubre Rojo, La roca además de prestar su voz al dragón Draco en la película Corazón de dragón.

Después del fracaso de la película La liga de los hombres extraordinarios en 2003, Connery dejó el cine por voluntad propia y anunció su retiro indefinido de la industria.

De perfil bajo en cuanto a su vida privada –apenas se saben pocas historias de su matrimonio y de su único hijo– el también nombrado Caballero Bachelor por la reina Isabel II y el actor capaz de rechazar a Gandalf en el Señor de los Anillos o volver a trabajar con Steven Spielberg, Sean Connery dejó este mundo a los 90 años como una leyenda en la historia del cine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *