III. Cuarenta de cincuenta días

cuarenta de cincuenta días
Cuarenta de cincuenta días: Disminuye el asombro, los muebles se vuelven familiares, las cotidianidades se vuelven líquidas... Foto: Pixabay.

Disminuye el asombro,
los muebles se vuelven familiares,
las cotidianidades se vuelven líquidas
en el trapeador de la casa.

Caen al piso trocitos de pinturas
de nuestro descarapelado silencio.
Se siente el calor del hogar por los pasillos
y por el jardín un rayo anuncia las primeras lluvias de abril y no llueve.

Se propaga la enfermedad,
mi pecho se vacía de aire
cuando mis pasos salen de prisa hacia la calle sin mi cuerpo.


Más #NidoDePoesía: II. Cuarenta de cincuenta días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *