Elegía de primavera

Hoy escribo con tristeza este verso cuando cesa la primavera,para decir el adiós que no pronunciamos en la felicidad de los días. He decidido no quedarme,

Cuando descendimos por el Paso húmedo y verde del Sur
hasta el templo de la amistad,
embriagados de vino y esencia de jacarandas
bajo el frescor de una noche que parecía interminable,
nos hicimos una promesa estrechando las manos como iguales,
y aunque no sabíamos realmente qué buscamos,
yo me sentí dichoso de no estar desamparado.

Pero nuestras palabras resultaron ser pequeñas pavesas
evanescentes en el océano inmenso del tiempo;
la belleza de esta tierra se consume en el mismo instante que
florece frente a nuestros ojos.

Hoy escribo con tristeza este verso cuando cesa la primavera,
para decir el adiós que no pronunciamos en la felicidad de los días.

He decidido no quedarme,
partiré con la hojarasca que se acerca
y le daré la espalda al recuerdo.


Más #NidoDePoesía: ¿La verdad nos hará libres? ¿o será la poesía?


 

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *