Desigualdades en cuarentena

La cuarentena se vive como sólo se podría vivir en México, de forma dispar. Imagen: Captura de pantalla.
Por Bernardo Aguilar*

La cuarentena se vive como sólo se podría vivir en México, de forma dispar y envuelta en polémica. Algunos somos privilegiados, los que tenemos internet, techo y comida. El resto no lo vive tan fácil. Y qué sopor hablar de privilegiados que de lo único para lo que abrimos la boca es para quejamos de que Netflix subirá sus tarifas.

Al Covid-19 se le han llamado la enfermedad de ricos. Si buscamos los orígenes de las líneas de contagio en México, las primeras personas que se enfermaron fueron aquellas que viajaron a Italia, China o EU, como el caso de una familia poblana que había viajado a Colorado, ocultó sus síntomas en La Vista. Sin embargo, el Gobierno ha mandado spots donde se dice “la enfermedad no distingue clase social”.

Al inicio de la cuarentena se hicieron virales imágenes de personas comprando paquetes de papel higiénico en exceso. Los memes no tardaron en salir. Pero pocos posts interpretaron estos hechos -y su normalización a través de memes- como un problema social. 1) Porque demuestra como algunos tenemos ventaja al poder comprar hasta vaciar los anaqueles. 2) Porque la razón uno implica que muchas personas no pueden competir. 3) Porque se genera escasez de bienes, y son las personas más necesitadas las que más lo sufren.

Vivir la cuarentena ha sido muy complicado para los desempleados. Los medios de comunicación recogen testimonios de personas que han quedado desempleadas, incapaces de presentar queja en los tribunales laborales que les llevaría años impugnar su caso -viven la desigualdad al acceso a la justicia, están desprotegidos por los programas sociales del Gobierno que no contempla a los desempleados, sin forma de obtener un trabajo en lo que se levanta la cuarentena-.

Las plataformas de entrega de comida, Uber Eats, Rappi, Didi Food, etc., mantienen un amplio mercado que se ha intensificado con la cuarentena. Estas personas, aparte de estar expuestas cada día al riesgo de contraer coronavirus, no les son respetados sus derechos laborales, que son derechos humanos.

En redes sociales circulan memes estigmatizadores usando personajes de Shrek, en ellos se representan personas de la clase baja mexicana incrédulos sobre la existencia del Covid-19. El problema es lo subyacente. El meme no realiza una crítica a los problemas sistémicos que han llevado a las poblaciones vulnerables a no seguir las indicaciones de sana distancia, por el contrario, su propósito es señalar para humillar y hacer sentir al espectador superior.

Meme tomado del muro de Facebook de Shrek Buchon

Evitemos reproducir esta violencia a través de memes. Y critiquemos a fondo cuáles son las razones que llevan a la gente a creer en rumores como “el líquido de las rodillas” o “que el coronavirus se transmite por las antenas 5G”. Privilegiemos el entendimiento que busca empatía más que la sátira burlona que lo único que hace es humillar.

Evitemos reproducir esta violencia a través de memes. Y critiquemos a fondo cuáles son las razones que llevan a la gente a creer en rumores como “el líquido de las rodillas” o “que el coronavirus se transmite por las antenas 5G”. Privilegiemos el entendimiento que busca empatía más que la sátira burlona que lo único que hace es humillar.


*Estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM. Miembro del Ateneo Nacional de la Juventud A. C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *