Max Verstappen, el campeón de la Fórmula 1 que lleva las carreras en la sangre

Max Verstappen
Max Verstappen es el nuevo campeón del mundo de la Fórmula 1. Foto: Twitter, @redbullracing.

La velocidad corre por sus venas. Hijo de Joss y Sophie, Max Verstappen nació para estar detrás del volante y correr por las pistas. Hoy es campeón del mundo de la Fórmula 1 a sus 24 años de edad.

Su historia en las pistas inició en 2003, cuando competía en las carreras de karts en Genk, Bélgica.

Dos años después compitió en su primer campeonato, en el que ganó 21 carreras. Su talento y capacidad de manejo lo llevó a ser fichado por Van Amersfoort para correr en el Campeonato Europeo FIA de Fórmula 3.

Rápidamente Red Bull le puso los ojos y lo fichó para formar parte de su academia en 2014. El salto a la Fórmula 1 se dio ese mismo año en la Scuderia Toro Rosso.

Verstappen
Verstappen en celebración. Foto: Twitter, @redbullracing.

Cuatro años después obtuvo su primera victoria en el Gran Premio de España y desde ese momento no paró de ganar y acercarse al título.

Luego de dos años consecutivos terminando en el tercer lugar, en 2019 y 2020, en 2021 vivió su mejor temporada.

En el año, Max Verstappen ganó 10 carreras y durante la mayor parte de la temporada estuvo en el primer lugar del campeonato de pilotos.


Te puede interesar: Mad Max gana en Abu Dhabi


La historia cambió después del Gran Premio de México, mismo que ganó el neerlandés, ya que Lewis Hamilton comenzó a remontar y se llevó tres triunfos consecutivos.

El pundonor del británico y la tenacidad del neerlandés generaron quizá la mejor temporada de los últimos años, al grado que la definición del titulo se daría en la última carrera.

Así llegaron al Gran Premio de Abu Dhabi, empatados y a sabiendas que el que ganara o queda por delante del otro, se llevaría el título.

Verstappen tenía ventaja, saldría desde la pole. Sin embargo, sufrió en la arrancada y el británico aprovechó para quedarse con el liderato.

Y cuando el campeonato parecía sentenciado en favor de Hamilton, Nicholas Latifi sufrió un accidente y generó un safety car y un reinicio de la carrera, con una vuelta final.

Fue ahí donde Max Verstappen recordó que tenía la velocidad en la sangre. Metió el acelerador de fondo y aprovechó sus llantas blandas para superar en la curva cinco del circuito a su máximo competidor.

Y mientras la tribuna estallaba y la bandera a cuadros caída, por fin pudo festejar su primer título de la Fórmula 1.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.