El cine y el final de The Clone Wars en un 4 de mayo

Los años hicieron que mi gusto por Star Wars disminuyera. No vi la serie en 2D de Genndy Tartakovsky, ni tampoco la película ni las cinco temporadas de The Clone Wars.

El cine quedaba lejos de casa. Era sábado. Pero ese día era particularmente especial, por primera vez iríamos al cine. Papá llegó temprano, nos alistamos y fuimos. Mi mamá se quedó en casa porque mi hermano más pequeño tenía días nacido y no lo iban a dejar entrar.

Emocionados, mi hermano y yo tomamos a mi papá de la mano y nos dirigimos a uno de los pocos cines disponibles en la zona oriente del Estado de México. El trayecto fue corto, ni siquiera experimenté el mareo del que era preso casa que me subía a un vehículo.

Llegamos, compramos palomitas y un refresco. La pantalla era grande. La oscuridad reinaba y de pronto… Las letras en verde… “Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana”. El sonido. Las letras ascendiendo. Star Wars: El Imperio contraataca.

La afición a Star Wars se la debo a mi papá. O quizá a los juguetes que Los Reyes Magos me traían para sumergirme en esos muñecos que, en ese entonces, me servían para jugar a cientos de cosas disímiles a la saga creada por George Lucas.

Tiempo después llegaron las precuelas, la falta de dinero, y la espera para que el señor de los discos pirata las sacara. Ni hablar de juguetes o figuras. Mis hermanos y yo nos conformábamos con mirar esos discos de DVD, que por aquellos años costaban como 25 pesos.

Así vimos el Episodio I: La amenaza fantasma; el Episodio II: La Guerra de los Clones; y el Episodio III: La venganza de los Sith. Aún recuerdo que el DVD de esta última había sido grabado de extraña manera, tanto que la última parte, justo la más oscura, terminaba con un doblaje español que nos causaba más risa que miedo.

Los años hicieron que mi gusto por Star Wars disminuyera. No vi la serie en 2D de Genndy Tartakovsky, ni tampoco la película ni las cinco temporadas de The Clone Wars.

Pero el paso de los años hace que uno se reencuentre con las fascinaciones de la infancia y The Clone Wars se convirtió en la manera de reconectarme con La Guerra de las Galaxias. Creada por Lucasfilm, aborda uno de los periodos más importantes de la saga de George Lucas. Son siete temporadas, cada una mejor que la otra, como si el paso de los años hubiera permitido que la historia, sus creadores y seguidores maduraran hasta llegar al final.

Tras la compra de Lucasfilm por Disney, parecía que La Guerra de los Clones perecería en el olvido. Sólo que el tiempo y la necesidad del ratón de conectar con los fans, llevaron a crear una séptima y última temporada.

En 12 capítulos se buscaba cerrar una historia que marcó a varias generaciones de fans. Y The Clones Wars lo hizo: volver a escuchar ese intro tan característico, dibujó sonrisas, afloró la nostalgia e hizo que más de uno buscara la manera de ver la temporada final de esta serie.

Los últimos cuatro capítulos exploran los momentos finales de la Guerra de los Clones, de la República y de la Orden Jedi. Dichos episodios están llenos de guiños, recuerdos y conexiones que uno como fan aprecia.

Y como si no hubiera mejor cierre. El capítulo final de la séptima temporada se estrenó en un día especial para todos los seguidores de la saga. En 1979, integrantes del Partido Conservador de Inglaterra celebraban el ascenso de Margaret Thatcher al poder y en un diario inglés publicaron “Que la fuerza te acompañe”, frase icónica para todos aquellos sumergidos en la galaxia creada por George Lucas.

Tiempo después, la fecha fue retomada por clubes de fans, coleccionistas y marcas para recordar a la saga. Y este día The Clone Wars termina, con ese deseo de extender el último segundo, con esa misma emoción con la que veíamos las letras amarillas que dan inicio a cada una de las películas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *