La espera y la memoria, de Adriana Dorantes, un libro sagrado y de evolución: Paniagua y Estrada

La espera y la memoria de Adriana Dorantes
Alejandro Paniagua, Adriana Dorantes y Alejandra Estrada. Imagen: Captura de pantalla.

La espera y la memoria de Adriana Dorantes es un libro sagrado y una muestra de su evolución como poeta, aseguraron Alejandro Paniagua y Alejandra Estrada Velázquez, durante la presentación del poemario,

Durante la presentación del poemario en la Casa del Poeta Ramón López Velarde, los poetas destacaron que el contenido del libro invita a la reflexión y al análisis de la parte interna de las personas.

La espera y la memoria es un libro sagrado, un texto sacro, que no habla sobre una deidad, sino sobre algo más importante que un dios, es decir, un ser humano”, destacó Paniagua en su intervención.

En este sentido, recordó que la poesía diviniza, sobre todo las letras de Dorantes, que son precisas, poderosas y bellas.

“El poemario está compuesto por versos largos y explica la cosmogonía del dolor, del miedo, de la esperanza, de la vuelta. El libro está conformado por versículos que invocan las tribulaciones y la situación mental de una mujer admirable”, añadió.

Paniagua también destacó que La espera y la memoria de Adriana Dorantes “está lleno de emociones, nostalgia iluminada, arrepentimiento iluminado, tristeza iluminada, incluso inseguridad iluminada, y creo esto porque las emociones de la autora me sanaron, les van a ayudar a entender mucho de sí mismos y a transfigurarse”, agregó.

Por su parte, Alejandra Estrada Velázquez destacó la capacidad de la autora para transformar su voz y transmitir distintas emociones.


Te invitamos a leer: Esta historia no es una historia de amor


Además, calificó a esta capacidad de Adriana Dorantes como un prisma.

“La voz lírica de Adriana es como un prima, pero también la luz que se refracta, tiene muchos rostros y es polifacética, ha cambiado de maneras radicales y radical es una palabra que le queda cortita”, aseveró.

También, destacó la capacidad del libro para desenmascara las ausencias, y de la autora para “elegir con qué mascara sufrir, es un caleidoscopio de rostros de los ausentes”.

Mientras, la autora reveló que el título del libro se lo debe al poema El amenazado del argentino Jorge Luis Borges.

Sobre su texto reflexionó que nació de sus deseos de hablar de su pasado, tanto familiar como personal.

“Tenía muchas ganas de hablar del pasado. De cierto tiempo para acá, me di cuenta que necesitaba contar cosas de mi familia, cosas que estaban ahí, porque el silencio juega un papel muy importante en este libro, porque a veces las cosas que callamos pesan más que las que decimos, hhay un pacto de silencia en las familias, que si no lo dices no existe, y yo me puse a pensar en todas las cosas que había en mi familia y yo me dije: las voy a decir”, apuntó.


Te invitamos a leer: ¿Y si todo fuera renuncia?


La espera y la memoria de Adriana Dorantes está editado por la Universidad Autónoma de Nuevo León y contiene 74 páginas.

Se puede adquirir tanto en la tienda en línea de la UANL, como en Amazon y con la autora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *