Love of Lesbian y su viaje al Universo Infinito del Auditorio Nacional

Love of Lesbian Auditorio Nacional
Love of Lesbian en el Auditorio Nacional. Imagen: Especial.

TecoCrónica (15/10/2022).- Existen noches que por tan mágicas que son, se vuelven irreversibles, viajes que nacen bajo un volcán y tienen su punto culminante en el universo, en 10 mil voces cantante al unísomo los temas de Love of Lesbian en el Auditorio Nacional.

La banda originaria de Barcelona se presentó la noche de este viernes 14 de octubre, con un repertorio que combinó canciones de cinco de sus álbumes de estudio.

Los médicos del alma, como ellos se nombraron al final de su concierto, brindaron un espectáculo repleto de nostalgia, del anhelo por el ser amado y el ser que se pierde, de invocación a los instintos más bajos y puros de la humanidad y de esperanza.

Viaje hacia la nada preparó el camino que 10 mil almas recorriendo por alrededor de 2 horas y 30 minutos. La emoción y el éxtasis solo aumentaron cuando 1999 retumbó por cada uno de los espacios del Auditorio Nacional.

Sesenta memorias perdidas solo fue un pequeño respiro para unos asistentes necesitados de demostrar que también eran fanáticos de John Boy.

Y cuando parecía que la cúspide había llegado, las voces se transformaron en la de un Enrique Bunbury ausente para cantan El Sur.

Extraña es la comunión que los artistas logran con sus fans y más la Love os Lesbian que ya ve a México como su casa, al grado que convirtieron el Auditorio Nacional en un Universo Infinito, justo cuando la agrupación tocó esta canción de su álbum Cuentos chinos para niños del Japón.

Este tema solo dio paso a los celulares convertidos en motitas de luz mientras la gente coreaba a una voz, junto a la de Santi Balmes, Incendios de nieve.


Te invitamos a leer: Cinco bandas españolas que nos han flipa’o


Para este punto, los 10 mil asistentes ya eran uno y así lo demostraron cuando corearon El poeta Halley. Solo hubo silencio en el momento en que Joan Manuel Serrat apareció en el escenario para interpretar aquel poema dedicado a las letras.

Y así como frase del poema “si las palabras se atraen, que se unan entre ellas y a brillar, que son dos sílabas”, Love of Lesbian se preparaba para su truco final.

Escenario oscuro, almas expectantes y el sonido de un teclado que iba en aumento… Hasta que estalló en las primeras notas de Cuando no me ves.

La música no paro. Las emociones y los gritos aumentaron cuando Allí dónde solíamos gritar empezó a sonar. No hubo punto medio y si un grito que volvió, una y otra vez, y que seguramente nunca morirá.

El momento del final llegó con Los irrompibles y el llamado a no mirar atrás, a seguir, pese a todo, a vivir en esperanza…

Y así, con el último aliento, las 10 mil almas y Love of Lesbian abordaron un Planeador que prometió reencontrarlos en el Teatro Metropolitan y en la eternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *