Animal herido

Tu egoísmo es mínimo sin tu ego.

Versos echados al fuego,
papel maléfico que alimenta mi odio,
me derrumban los anhelos empolvados en un podio.
Tu egoísmo es mínimo sin tu ego.

Pierdo tu mirada en un vaso de licor
en esta noche de imparcialidad
donde buscas de quién volverte su enfermedad.
Desde mi catre escucho la frivolidad de tu fulgor.

Hoy el granizo destruye
a disparos mi profanada espalda:
ladridos sin luna y bicicletas forajidas;
mi sangre por las banquetas se distribuye.

Se rompen los hilos de mi boca:
hoy voy a deshacerme de todo lo que me estorba.

Llénate de embustes el paladar
con mi ambición distorsionada; úsala para impresionar.

Termina de romper el espejo, que es el único
que no cae en tu emboscada,
hazlo y quédate con tu soledad de compañía disfrazada.

  • author's avatar

    By: Carlos Bravo

    Nació el 5 de enero de 1999 en la Cuidad de México. Descubrió el amor a la literatura a los 13 años de edad gracias a un profesor que tuvo en la secundaria. Radica en Ixtapaluca, Estado de México. Ha participado en la Estrategia Nacional de Lectura, llevada a cabo en la Voladora Radio, en Amecameca. Actualmente estudia la licenciatura en Lengua y Literatura Hispánicas en la UAEM.

  • author's avatar

  • author's avatar

    La otra silueta
    Segundos sin tiempo
    “Flor de noviembre”
    Oda a la lluvia

    See all this author’s posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *