Cuarta semana

“Coming up roses” es una de las canciones pertenecientes a la película Begin Again, que a mi parecer tiene un gran soundtrack.

Generalmente sé de lo que quiero hablar o compartir, pero algunas veces me cuesta iniciar con las palabras correctas. Durante este proceso de cambios, reajustes y descubrimiento que estoy viviendo y experimentando, me he refugiado en mis amigos más cercanos, mi mamá, muchos libros, música y películas.

“Coming up roses” es una de las canciones pertenecientes a la película Begin Again, que a mi parecer tiene un gran soundtrack. Cada una de las canciones va de acuerdo con cada etapa de la película y, bueno, la verdad es que a veces veo mi vida como una película en la que ocasiones soy la espectadora y otras la protagonista.

En esta etapa me siento más protagonista, y me la he pasado escuchando canciones de la película, dado que he pasado de una persona completamente herida y desolada, a encontrar consuelo en la música y en personas que realmente me quieren y valoran.

He ido a lugares a donde jamás creí ir, he descubierto personas que me dieron la mano y me apoyaron, he decidido hacer actividades que me aterrorizaban al grado de inmovilizarme, como aprender a nadar o hacer de comer algo más elaborado que unos hot cakes. Me inscribí a clases de canto, de las cuales he aprendido que no todo lo que se ve tan sencillo lo es y, sobre todo, que todos podemos hacer lo que queramos siempre que lo deseemos. La respiración que me enseñaron en mi clase de canto es la que ocupan las personas que ocupan la respiración profunda como método de relajación y concentración.

Incluso, es la misma que ocupan los deportistas que practican natación… y, vaya, todo se va acomodando poco a poco. Muchos de ustedes me preguntan el motivo de por qué no cuento con fotos recientes en mis redes sociales, y la verdad es que en toda esta transformación aún no me reconozco, aún no veo la chispa que hay en mí, y que muchos reconocen, tal vez sea porque yo no la conozco realmente. Pero lo que si sé, es que las últimas fotos que me tomaron, ya no era yo y mi seguridad estaba destruida.

Intenté innumerables veces demostrarle a alguien que yo era demasiado, que valía la vida y no la pena, que me desgasté. Creía que era mi esencia, pero mi esencia estaba reprimida para no generar malestares o conflictos, lo cual me terminó alterando, sobre todo porque tenía derecho a sentirme así. Sin embargo, hay mucho que agradecer, porque de no ser por esas experiencias, tal vez nunca me hubiera atrevido a tomarme el tiempo de ajustarme, experimentar, conocerme y pasar por este proceso.

Justo como dice la canción: “there were signs all around, it really got my mind racing, you were right all along, SOMETHING’S GOTTA CHAGE”, así que decidí hacer todo lo que estuviera a mi alcance y lo que no para hacer ese cambio porque “that’s me who’s got to change”.

Es como si una fuerza sobre humana me impulsara a salir a flote y a hacer las cosas diferentes a como las venía haciendo. Al final, todo estará bien y reiré con gran júbilo. Cuando eso suceda lo primero que haré será tomarme una foto, una gran foto de recuerdo del momento en que me reconocí, me acepté, me dejé de culpar por cosas que no merecía y comencé a aceptar la responsabilidad de mis actos como resultado de acciones pasadas. Hasta ese momento mi canto será más fuerte y les podré compartir no sólo canciones de momento, sino también de las que más amo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *