2021, el año en el que la pirotecnia no llegó a Acapulco

El contraste en Acapulco. Foto: Ángel Camacho/Hugo González.

Acapulco, Guerrero (1 de enero de 2021).– El viaje duró 5 horas. El ya memorizado recorrido por la Autopista del Sol desde la Ciudad de México al puerto de Acapulco. El camino a casa.

Este viaje siempre es especial. La familia y los amigos estarán ahí. Sin embargo, en el aire se respira un aroma distinto. El 2020 está casi por llegar a su final y uno sólo puede pensar una cosa: la humanidad fue azotada por una de las pandemias más largas de la historia. Pudo haber sido el final. Pero también, sin duda alguna, se respira esperanza.

Acapulco ha celebrado, por décadas, el inicio de un nuevo año con uno de los espectáculos más luminosos, mediáticos y tradicionales: la pirotecnia en la Bahía de Santa Lucía.

La pandemia puso pausa al espectáculo. Foto: Ángel Camacho.

Al igual que el Grito de Independencia en la explanada del Zócalo capitalino, el carnaval de Mazatlán o la Guelaguetza en Oaxaca, el show de fuegos artificiales de Año Nuevo atrae los reflectores y a miles de turistas en toda la franja de arena de la bahía, así como la zona hotelera y distintos puntos de Las Brisas. Todos buscan un buen lugar para presenciar el espectáculo mientras brindan por el comienzo de un nuevo ciclo.

El Puerto calló. Foto: Ángel Camacho.

Así fue durante 20 años ininterrumpidos. Desde el 31 de diciembre de 2000, en la administración del entonces Gobernador René Juárez Cisneros, esta tradición fue adquiriendo volumen, fama y por supuesto, cariño. Este espectáculo se ganó el corazón de todos los acapulqueños.

Juegos pirotécnicos en Acapulco. Foto: Ángel Camacho.

Nuestra bahía acaparaba a los medios de comunicación de todo el mundo. Muchos dejaban sus domicilios para ir a presenciar el show. Otros más pudimos presenciarlo desde nuestros hogares. Acapulco, al ser construido en un cerro, permite que desde lo alto del puerto, la bahía pueda ser admirada sin salir de casa.

Como mencioné anteriormente, así fue durante 20 años. Hasta el día de hoy. El pasado 6 de diciembre el Secretario de Finanzas y Administración de Guerrero, Tulio Samuel Pérez Calvo, dijo que se cancelaría el espectáculo de pirotecnia para evitar la concentración de personas en la playa.

La Covid-19 ha cobrado miles de vidas en el mundo. Las actividades no esenciales se encuentran pausadas en algunas partes del país; y aunque el puerto de Acapulco se encuentra en semáforo amarillo, la medida fue confirmada también por el actual Gobernador, Héctor Astudillo.

La pandemia silenció al puerto de Acapulco. Foto: Hugo González.

La ansiada cuenta regresiva comenzó. Del 10 al 1 el único deseo que pedí fue: que todo marche bien. El reloj marcó las 00:00 hrs del 1 de enero de 2021 y la Bahía de Santa Lucía permaneció en total silencio. Las únicas luces que alumbraron las calmadas aguas de la playa provenían de los hoteles. La pirotecnia nunca llegó.

Una tradición, que ya se había convertido en histórica, ha sido interrumpida. ¿Qué nos depara para este 2021? Este año dejó sillas vacías. Miles perdieron a seres queridos. Y con ese mismo dolor en los corazones, también llega la esperanza. Una vacuna que nos hace pensar que vienen tiempos mejores.

No brilló la bahía, la pirotecnia nunca llegó. Pero seguimos aquí, y eso nunca dejaré de agradecerlo.

El puerto en silencio. Foto: Diego González.
  • author's avatar

    By: Hugo González Olmedo

    A veces periodista, y a veces actor de doblaje. Acapulqueño americanista viviendo el sueño chilango.

  • author's avatar

  • author's avatar

    See all this author’s posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *