El tiro por la culata

Cienfuegos, exsecretario de la Sedena con Peña Nieto. Imagen: Captura de pantalla YouTube.

Vaya momento para que fuera detenido Salvador Cienfuegos, exsecretario de la Defensa Nacional, pues más allá de desacreditar las estrategias de seguridad de los últimos dos sexenios al vincularlas con el narcotráfico (situación sabida desde hace décadas a lo largo y ancho del país) funciona como una manera de legitimar lo dicho por el Presidente López Obrador todos los días desde que subió al poder el 1 de diciembre de 2018.

El duro golpe Cienfuegos, uno de los hombres más poderosos del gobierno de Enrique Peña Nieto, es sin duda una de las noticias y focos de alarma más inquietantes que se hayan recibido en todo lo que va del sexenio, incluso más que la captura de Genero García Luna, pues este hombre era el encargado de mover toda la milicia, columna vertebral de la fallida guerra contra el crimen organizado, iniciada durante el calderonismo y continuada durante el peñismo.

En ese mandato vimos imágenes espectaculares y hubo operativos que dieron por resultado la captura de algunos líderes del narcotráfico, entre ellos Servando Gómez Martínez, Omar Alejandro Treviño Morales “El Z42” y por supuesto, Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”.

Pero ninguno de esos operativos incidió en bajar los índices de violencia, la actividad delincuencial o la influencia de los cárteles de la droga, y todo parece tener una explicación, pues las pintas y consignas donde se acusa a México de ser de un narco Estado, son tristemente ciertas.

La situación se torna complicada no sólo por el poder que adquirió el narcotráfico en México con la venia de los últimos cinco gobiernos, sino porque AMLO le dado un poder incalculable al ejército… poder para construir, poder para controlar los puertos, poder para vigilar el país.

Lo estresante es saber si todo ese poder lo utilizan para hacerle la vida fácil a determinados cárteles y poner en jaque a otros, sin embargo, las fuerzas se mantienen en el discurso como inmaculadas, impolutas, limpias de toda culpa y así las mantiene el presidente López Obrador, peligrosamente cerca de él.

Por lo pronto AMLO tiene en esta situación la oportunidad para capitalizar en estas las elecciones de 2021 donde se renovarán el Congreso, 15 estados Congresos locales y ayuntamientos, como una bandera para consolidar su partido y movimiento gracias a la confabulación del poder con el narco, pero también, López Obrador debe darse cuenta de que está jugando con fuego pues, en una de esas, le puede salir el tiro por la culata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *